Gobierno de datos, la clave para tomar decisiones de negocio acertadas

Por Iván López

 

En el actual entorno de negocios, tomar decisiones inteligentes y oportunas se ha convertido en un diferenciador estratégico para las organizaciones de todas las industrias. 

 

¿Qué desempeño tienen las ventas en una región dada y cuál ha sido el impacto de las campañas publicitarias? ¿Cómo están cambiando las preferencias de los clientes y cómo se están adecuando las líneas de producción y las cadenas de suministro? ¿Se alcanzarán los objetivos financieros al término del trimestre o del año fiscal?

 

Para responder con asertividad éstas y muchas otras preguntas, los datos provenientes de las distintas líneas de negocio deben ser de calidad y precisos para reflejar la realidad que impera dentro de la empresa en un momento dado, considerando lo que ha sucedido, y poder prever lo que sucederá en el futuro cercano. Y para lograr que esa información reúna las condiciones idóneas para hacerlo, tener un marco de gobierno de datos se convierte en una tarea fundamental. 

 

¿Por qué es necesario el gobierno de datos?

Hoy se considera a la información el activo más valioso de las empresas y el que brinda la visión más amplia del desempeño en distintos frentes. 

 

Por un lado, a lo largo de su ciclo de vida, los datos ofrecen un panorama completo del cliente como sus necesidades, preferencias y lealtad; también agilizan la generación de reportes que deben enviarse a las autoridades para comprobar el cumplimiento de las regulaciones; y aceleran la consolidación de las operaciones y la gestión después de una fusión o adquisición.  

 

Por otro lado, los datos ayudan a detectar a tiempo aquellos proyectos empresariales que pudieran estar en riesgo; así como a elevar la eficiencia operativa, reducir los costos y flexibilizar las operaciones de negocio. 

 

De ahí que sin normas ni calidad en los datos, las organizaciones no podrían funcionar efectivamente. El gobierno de datos cumple una función de control y coordinación interactiva entre las distintas áreas de la empresa, definiendo roles y responsabilidades y estableciendo estándares, políticas y procesos de forma consensuada. 

 

Los pilares

Las bases sobre las que se sustenta una estrategia de gobierno de datos incluyen:

 

Calidad de los datos – Perfilamiento y descubrimiento, estandarización, enriquecimiento, monitoreo y reportes. 

Integración de los datos – Implica combinar los datos que residen en distintas fuentes y ofrece una vista unificada de éstos.

Gestión de datos maestros – Comprende los procesos, las políticas y las herramientas que definen y gestionan los datos críticos de una organización para ofrecer un solo punto de referencia. 

Federación de datos – Agrega capacidades de encripción y enmascaramiento para proteger el acceso a ellos, así como una capa de virtualización para acceder a fuentes de datos como Hadoop y SAP Hana.

 

La mejor manera de garantizar que los datos trabajen para la organización es mantener un alto nivel de calidad de los mismos. Para ello, es fundamental crear las políticas, los procesos y los límites para gestionarlos holísticamente, esto es de forma integrada y global. 

 

Al fortalecer esta calidad, el gobierno de datos abre la puerta a mejores flujos de trabajo, a una colaboración más estrecha entre el negocio y el área de tecnologías de información (TI), a cumplir con las políticas corporativas y regulatorias.

 

Cabe destacar el papel que juega el científico de datos (data scientist) en su ejecución: un especialista que utiliza su capacidad analítica para identificar e interpretar las fuentes de datos clave, manejar hábilmente los grandes volúmenes de datos, asegurar la consistencia de los mismos, crear interfaces visuales para entenderlos, generar modelos matemáticos usando dichos datos y presentar y comunicar sus hallazgos efectivamente, y hacerlo en cuestión de días y no de meses. 

 

Una radiografía del negocio

El gobierno de datos puede dar forma a la filosofía corporativa de adquisición, gestión y almacenamiento de información. Sin duda, es un cambio cultural que requiere la colaboración del negocio en general, de las líneas de negocio en particular, y del área de TI para definir los elementos y las reglas que gobernarán a la totalidad de los datos. 

 

En términos generales, el gobierno de datos ofrece beneficios que se reflejan en distintos ámbitos dentro de las empresas: 

 

Datos confiables, siempre. El gobierno de datos protege la información del negocio y brinda control para no tener que vigilar continuamente los procesos.

Identificar las fuentes potenciales de ingresos. Una vez que los datos están bajo control, se tiene un panorama completo del negocio desde todos los ángulos. Esto ayuda a identificar oportunidades de crecimiento y optimizar todas las interacciones con los clientes. 

Ampliar el gobierno a big data. El gobierno de datos puede ampliarse para incluir los grandes volúmenes de datos y gestionarlos a través de Hadoop.

Control de los gastos. Se tiene un panorama claro del dinero que entra y del que sale para controlar los costos, ya que se identifican plenamente los patrones de gasto, la consolidación de inversiones y las adquisiciones que salen de los rangos permitidos. 

La conjunción de herramientas, metodologías y la colaboración que acompañan a un marco de gobierno de datos efectivo generan los conocimientos necesarios para que las organizaciones estén conscientes de cada aspecto de su negocio, y a partir de ahí, tomar las decisiones que garantizarán su permanencia y crecimiento a futuro. 

Rate this article: 
No votes yet