Diseño, calidad y buen precio en muebles: preferencia de los consumidores actuales

De cuando amueblar el hogar se trata, la mayoría de los consumidores tanto en México como en otras partes del mundo, buscan que los muebles se adapten a su estilo de vida y personalidad, que sean modernos, es decir, que cuenten con diseños atractivos y divertidos, que sean perdurables, sustentables y sobre todo a costos accesibles.

No obstante, en muchas ocasiones los muebles “modernos” suelen ser criticados por el manejo de sus precios altos, debido a la exclusividad que esto representa, que va desde el costo que cubre horas de un diseñador para desarrollar un producto que él o ella pretende que sea hasta los materiales a utilizar, lo que se traduce a que no todos los consumidores tendrán acceso a ello.

Sin embargo, puede existir un buen diseño y de bajo costo, así lo ha demostrado Ikea, ya que en los últimos años ha manejado una oferta de muebles de estilo moderno, de diseños atractivos, de calidad y sobre todo a precios asequibles, pero que todavía no ha logrado entrar al mercado mexicano, lo que lo hace poco alcanzable para los consumidores nacionales. 

Dado lo anterior, en México hace falta jugadores que realmente cumplan con los requisitos de las tres “B” (bueno, bonito y barato), ya que de acuerdo con el análisis “El mueble mexicano y su competitividad versus el asiático: percepción del comprador internacional”, presentado en VI Congreso Internacional de Investigadores en Competitividad, los compradores buscan que exista calidad en el mueble, así como en el diseño y la innovación como principal atributo. 

Precio, confort, diseño, tela, calidad, garantía, diseños y colores que se apegan a las preferencias culturales y ergonómicas de los países latinoamericanos, como: Colombia, Panamá, el Salvador, Las Antillas, son otras de las preferencias.

Mientras tanto, de acuerdo con el estudio “Perfil de Muebles CICO”, en Estados Unidos, dentro de la distribución del gasto estadounidense en mobiliario, se encuentra que los principales productos que se adquieren son los siguientes: sofás (21%), camas (14%), comedores (12%), dormitorios (11%) y finalmente sillas (7%). 

Por su parte, en México, según el estudio “la industria y el comercio del mueble en México 2012” y los últimos datos analizados por el INEGI hasta 2014, señala que las recámaras sobrepasan a otros tipos de muebles como los más consumidos con un 31.87% del total, las salas le siguen con un lejano 19.27% y después los comedores con un 17.63%. “El mayor consumo de recámaras se explica porque éstas son compradas para su uso por pareja o de modo individual, mientras que los comedores y las salas son comprados para el uso de toda la familia.”

En cuanto a los países de la Unión Europea se venden más las salas con un 16%, las cocinas le siguen con 15% y después los dormitorios con 12%.

Ante este panorama, se puede observar que tanto para los fabricantes, comercializadores y las ecommerce mexicanos deben de entender y acercarse a los mercados locales para identificar y satisfacer eficientemente las necesidades específicas de los consumidores actuales, puesto que las preferencias van cambiando, así como gustos y estilo de vida, ya que no es lo mismo venderle a una familia tradicionalista que a una pareja sin hijos, mejor conocidos como DNIKS, a un Millennial o una life wife, que son mujeres modernas, de 25 a 39 años, profesionistas y que equilibran sus labores domésticas con su trabajo, familia y con ellas mismas.

Por lo tanto, si un retail o ecommerce de muebles quiere ser competitivo y ganar mercado nacional, debe de trabajar en ofrecer diseño y calidad en los productos, sin perder de vista brindar precios accesibles, buena experiencia de compra y entrega de producto en tiempos establecidos y garantías que le sean benéficas al consumidor. 
 

Rate this article: 
No votes yet