Sorprendente tecnología detrás del futuro de la conducción autónoma

Mensaje de error

  • Notice: Use of undefined constant revistan_2016 - assumed 'revistan_2016' en include_once() (línea 144 de /home/revistaneo/public_html/sites/all/themes/news_center/template.php).
  • Notice: Use of undefined constant revistan_2016 - assumed 'revistan_2016' en include_once() (línea 146 de /home/revistaneo/public_html/sites/all/themes/news_center/template.php).
  • Warning: mysqli::mysqli(): (28000/1045): Access denied for user 'revistan_2016'@'localhost' (using password: YES) en include_once() (línea 149 de /home/revistaneo/public_html/sites/all/themes/news_center/template.php).
  • Warning: mysqli::query(): Couldn't fetch mysqli en include_once() (línea 157 de /home/revistaneo/public_html/sites/all/themes/news_center/template.php).

Conforme la tecnología de conducción autónoma aporta nuevos avances y características a la movilidad, surgen inevitablemente importantes cuestionamientos. En la más reciente publicación de “Nissan Drive” en el blog Medium.com, la compañía japonesa habla sobre la aceptación social como clave para el futuro de la tecnología de conducción autónoma.

Preguntas tales como ¿Pueden los conductores confiar en sus vehículos autónomos? ¿Cómo se comunicarán los autos con sus conductores? ¿Qué acciones emprenderán los vehículos después de identificar objetos en el camino? son respondidas a continuación por Takashi Sunda, director general adjunto del Departamento de Desarrollo de Tecnología de Conducción Autónoma en Nissan, quien ha desarrollado junto con su equipo de ingenieros respuestas para éstas y otras interrogantes.

En un mundo lleno de dispositivos personales, la gente interactúa con la tecnología miles de veces al día. Es posible encontrarla en la pantalla táctil de un smartphone, en la computadora e incluso en los electrodomésticos.

Asimismo, la tecnología es una pieza clave para los vehículos, pues juega un papel crítico en los paneles de instrumentos, las pantallas de navegación y las funciones de asistencia para estacionarse, entre otras acciones.

El equipo de Takashi Sunda se encuentra trabajando en una amplia gama de nuevas tecnologías que se enfocan en cómo comunicarse mejor y establecer confianza entre los conductores y sus vehículos. Algo que añade complejidad al proyecto es que los investigadores deben considerar también factores como las diferencias de género, edad, experiencia, terreno y cultura, e incluso las regulaciones de tránsito, diferentes en cada país.

“Conducir es algo muy diferente dependiendo del lugar a dónde vayas. En Francia, por ejemplo, las motocicletas frecuentemente atraviesan las autopistas; mientras que en Estados Unidos y Reino Unido los motociclistas manejan en lados opuestos del camino”, señaló Takashi Sunda.

“Hay mucho que considerar, tanto a nivel individual como desde una perspectiva cultural. Conducir es algo muy personal y único, y es por ello que es importante recolectar tantas perspectivas como sea posible. Comprender y considerar diferencias es lo más útil. Al principio, puede ser difícil de entender, por lo que la pregunta se trasforma en: ¿Cómo puedes dar ese paso universal para construir confianza?”, agregó Sunda.

Encontrando un balance adecuado

Para Sunda, la transparencia es la clave de todo. Con el progreso de la tecnología de conducción autónoma, también debe haber un avance en la interfaz existente entre los conductores y sus vehículos.

Una vez que los automóviles empiezan a recolectar más información que ofrezca soporte a las nuevas características de conducción autónoma, los sistemas deberán ser capaces de reconocer y reaccionar a una gama de diversas situaciones. La tecnología también tendrá que comunicar toda la información rápidamente de vuelta al conductor de una forma fácil de procesar.

“Queremos que incluso los clientes primerizos se sientan cómodos usando la tecnología de conducción autónoma. Todo debe permanecer simple”, señala Sunda.

Los conductores necesitan conocer qué información está recolectando el vehículo y qué hará su automóvil con esos datos para asegurar un trayecto seguro y confortable.

Considere un escenario en el que está cambiando de carril y súbitamente otro vehículo se aproxima en el carril adyacente. ¿Cómo transmitirá su vehículo información relativa al rápido acercamiento del otro auto, y qué acción ejecutará como respuesta?

“Es un balance delicado entre qué tanta información controlar y cuánta compartir”, dijo Sunda.

Claramente, la conducción autónoma cambiará la relación existente entre los conductores y sus vehículos, pero es un desafío para el que Sunda está preparado.

Para el proyecto de conducción autónoma, los miembros del equipo de Sunda también aprovechan sus propias experiencias como conductores. Sin embargo, él mismo agrega que su propia experiencia personal detrás del volante no necesariamente refleja la de otro conductor. Al final, el gran premio para el equipo es la oportunidad de reinventar el futuro del manejo. Sunda señala que entre más características de conducción autónoma estén disponibles, esto tendrá un impacto revolucionario en la forma en la que las personas interactúan con sus vehículos.

Para más historias, lo invitamos a visitar el siguiente enlace en Medium.com.

Rate this article: 
No votes yet