Elecciones en Edomex: aproximaciones de un entorno (nacional)

 

Por Manuel Mandujano

Así cerró el PREP del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), el 4 de junio de 2017, un día después de las elecciones, a las 13 horas, con el 97.67% de las actas computadas:

El candidato Alfredo del Mazo, del PRI, sumaba 1’955,347 votos; esto es 33.7212%.

La candidata Delfina Gómez de Morena obtuvo 1’786,962 votos; o sea, 30.8173%.

La diferencia a favor de Del Mazo es 2.9039 puntos porcentuales.
(Fuente: http://ieem.org.mx/rptDistrital.html y http://prep.ieem.milenio.com/rptDistrital.html)

Ganador sí, pero con un margen estrecho el PRI no asegura con eso el triunfo en las elecciones presidenciales de 2018, precisamente por el escaso margen de diferencia.

Ni Morena asegura un triunfo en 2018. La elección del Estado de México (Edomex) sería la muestra de que el candidato de un partido no puede ganar una elección solo; necesita de una coalición o de una alianza con otros partidos. Tampoco lo asegura Morena porque no tuvo el resultado (la gubernatura del Edomex) que lo catapultaría al triunfo en 2018. Esto es, ganar esa elección le abriría a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) la brecha amplia hacia la Presidencia.

 

PRD

Al interior de Morena, se dice que el candidato del PRD se vendió al PRI, y que por eso el candidato Juan Manuel Zepeda bajó el ritmo de su actividad proselitista (así lo califican). Es una crítica al hecho de no declinar en favor de la candidata de Morena, Delfina Gómez.

Está por verse si fue así. Pero lo que sí hizo el PRD fue frenar las pretensiones de AMLO de tener a favor de Morena la declinación incondicional y sin negociación de los otros candidatos de izquierda. La negativa expresa.

Aquietar a AMLO fue el efecto de la conferencia de prensa conjunta de los presidentes del PRD y del PAN, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, respectivamente, el 20 de mayo de 2017. En la ronda de preguntas y respuestas, y a cuestión planteada por reporteros, Barrales privilegió un programa y no un candidato.  

Al ser ignorado como un líder absoluto de la izquierda (y no solo de la izquierda), Andrés Manuel perdió el arrastre que llevaría votos a Morena.

El PRD es la tercera fuerza con 17.79% de los votos.

 

PAN

El PAN, con Josefina Vázquez Mota, si situó en cuarta posición, aunque nunca ha tenido fuerza en Edomex, con 11.29% de los votos. Su derrota en esta ocasión no indica la posibilidad de perder por eso la Presidencia de la República en 2018, porque cuando ganó dos veces la elección presidencial no había ganado el Edomex. Es un señalamiento que hizo el actual presidente de ese partido.

Por otro lado, esta elección hizo ver a la dirigencia del partido blanquiazul la posibilidad de una alianza con el PRD para 2018, tal y como hizo, por ejemplo, en Nayarit para elegir gobernador el 4 de junio de 2017.

PAN y PRD comprobaron que pueden dar “gancho al hígado” de punch.

 

¿De dos candidatos?

Expertos analistas como Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín, Leo Zuckerman y Javier Tello indican que la del 2018 será una elección de dos candidatos; López Obrador y el del PRI, y que AMLO es el candidato a vencer (cfr. https://youtu.be/HoEvSXChbw0). Es buena la observación; pero, ¿y si se conforma una alianza de los otros partidos? Sería una elección de "tercios" (alrededor de 30% para cada uno de los candidatos, no más).

Respecto de eso, debe mencionarse que la coalición con otros partidos es algo que domina el PRI y que abomina AMLO.

 

Entorno determinante

El entorno político esbozado domina desde ahora toda actividad social y económica, y su impacto se incrementará una vez inicien las precampañas (en septiembre de 2017) y las campañas en el primer semestre de 2018, año de elección presidencial. ¿Qué tan determinante será? Esa es una variable a considerar seriamente en toda actividad empresarial.

 

Aclaración necesaria:

La conferencia de prensa conjunta PRD-PAN, referida en el texto, tuvo como objetivo dar “a conocer las anomalías que se registran en el proceso electoral de Nayarit…”, precisó la presidente del PRD el mismo 20 de mayo en un comunicado posterior a la reunión con los medios; y agregó:

“Estamos convencidos de que México requiere un acuerdo nacional; sin embargo, a fin de evitar una incorrecta apreciación de lo expuesto,  me permito precisar  que de ninguna manera la conferencia referida tuvo como fin preconfigurar ningún tipo de alianza anticipada para el 2018, ya que como mencioné, en la propia conferencia, esta es una decisión que le compete únicamente a los órganos internos que conforman mi partido” (Fuente: sitio Web del PRD: http://ow.ly/NwEf30cpNeq).

De igual manera, Anaya detalló en entrevista posterior a la conferencia de prensa que, contrario a lo que los medios de información publicaron…nunca se dijo que irían en alianza para 2018 (“La alianza PAN-PRD para 2018 nunca fue planteada, afirma Anaya”. Excélsior, http://ow.ly/YZtG30cpNKj).

Hecha la aclaración, lo publicado por los medios de información sirvió para detener las pretensiones de AMLO. Para “un acuerdo nacional” hay tiempo por delante, y Barrales no descarta al PRI, y se cita el mismo comunicado:

“De igual manera destaqué la vigencia del Acuerdo tomado por el Congreso Nacional del PRD, respecto a la política de alianzas, que incluye a diversas fuerzas políticas del país, excluyendo específicamente al PRI” (http://ow.ly/NwEf30cpNeq).

 

Rate this article: 
Average: 4.5 (2 votos)