Estrategia 2018: Guerra, Diversidad y Cambio

Imagen de GabyGarcia

Por Gabriel Zaldívar*

Las recientes elecciones en el Estado de México y Coahuila, particularmente, fueron el termómetro de lo que está por ocurrir en unos meses en la elección presidencial México 2018: encrucijada nacional.

Las y los especialistas en mercadotecnia política vivirán el mayor reto electoral que, guardadas las proporciones y los contextos, no vemos desde la elección presidencial del año 2000, el deseo de la transformación y la mejora. (foto: Alcaldes de México)

Para lograrlo, deberán considerar algunas de estas premisas:

 

MIEDO AL CAMBIO

El logro más destacado de los estrategas del marketing político de Vicente Fox, hace casi 18 años, fue convencer a la población de la necesidad del cambio (independientemente de los resultados del foxismo). El triunfo electoral del año 2000 es tal vez uno de los menos cuestionados en la política mexicana reciente.

El triunfo de 70 años de aquel Partido Revolucionario Institucional (PRI) tuvo como una de sus agravantes el miedo que la población mexicana tenía al cambio. Ya no lo tiene. Sobre el cambio, en lo político, el consumo, la empresa y la esfera pública, podríamos hacer un tratado, pero es imposible en este espacio.

CALIDAD DE VIDA

Los mensajes clave para la campaña electoral del 2018 harán hincapié en el concepto Calidad de Vida. El hacinamiento de las grandes urbes, la falta de infraestructura para el desarrollo de las comunidades, las políticas salariales, las variables económicas y todos esos factores que limitan el desarrollo humano, son y serán una de las grandes preocupaciones del electorado. Más de 60 millones de pobres querrán escuchar una solución para definir por quién votar. 

FIN A LA GUERRA

Las cruzadas de narcotraficantes, delincuencia organizada, ejército, cacicazgo y más actores generadores de violencia, serán otra demanda electoral muy acentuada en intensidad en diversas zonas del país pero generalizada en todo el territorio.

Fue Felipe Calderón quien incluyó el concepto de Guerra en el imaginario colectivo. Su comunicación política tuvo a la Guerra como mensaje clave y se quedó en la sociedad dado el elevado número de muertos que se registran todos los días en México. Quien quiera ser votado en el 2018 habrá de ofrecer solución al flagelo. 

RESPETO A LA DIVERSIDAD

Los centenares de grupos minoritarios hoy son la mayoría, y una elección se gana con los votos de las mayorías, así que el marketing político del 2018 diseñará mensajes y buscará los canales específicos para cada uno de estos grupos pulverizados en redes sociales, medios alternativos o estructuras de comunicación local a las que habrá que identificar si se desean obtener sus votos.

El escenario mercadológico se vislumbra complejo. El descontento social generalizado así como la desconfianza institucional, además de los niveles de corrupción nunca antes vistos en México, son factores desde los cuales se construirá una estrategia de mercadotecnia política que logre dar los votos para una victoria que, de antemano, no será mayoritaria ni representativa. 

*El autor, Gabriel Zaldívar, es profesor universitario que ha impartido 40 asignaturas relacionadas con comunicación, marketing y negocios en 11 universidades nacionales e internacionales, públicas y privadas, en los niveles de licenciatura, maestría,  doctorado y extensión universitaria. Tiene 8 libros publicados. Su blog es http://www.gabrielzaldivar.com/

Quiero leer otras colaboraciones del autor en Neo (clic).

Rate this article: 
No votes yet