Seguro de riesgo medioambiental para empresas y construcciones

Las empresas están obligadas a implementar estrictas medidas de prevención para evitar cualquier tipo de accidente que tenga una repercusión al medio ambiente, por ello es importante que cuenten con respaldo financiero para cubrir la responsabilidad ambiental. El seguro de riesgo medioambiental es un mecanismo ideal para cubrir este tipo de contingencias.

Chubb Seguros ofrece su experiencia y solidez para proteger a la empresa y a su propietario ante riesgos complejos, desde actividades del asegurado hasta proyectos de construcción. Este seguro complementa las brechas en cobertura de los seguros tradicionales como resultado de un evento de contaminación.

Ante los riesgos ambientales, esta aseguradora cuenta con especialistas en materia ambiental comprometidos en identificar y asesorar personalmente los riesgos de cada cliente y diseñar la cobertura a la medida, ofreciendo soluciones competitivas que garanticen la continuidad de su operación.

Para entender cómo influye la Responsabilidad Ambiental a una empresa hay que comprender su significado, la contaminación se define como una alteración al entorno (estado base) que deriva a un impacto ecológico por las acciones de un individuo o grupo, causando daño a otras especies, a la naturaleza o a las futuras generaciones. Además, habría que tomar en consideración la regulación que podría requerir gastos como: costos de limpieza, remediación, costos de respuesta de emergencias, disminución de valor de propiedad, lesiones corporales, gastos de defensa, entre otros.

En el 2013, se estableció la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental (LFRA) la cual establece nuevas definiciones como: “criterio de equivalencia”, “estado base”, “daños indirectos”, entre otros. La sanción económica prevista será accesoria a la reparación o compensación del daño ocasionado al ambiente. La Responsabilidad Ambiental será independiente de las responsabilidades y los procedimientos administrativos, las acciones civiles y penales procedentes. Toda persona física o moral que con su acción u omisión ocasione directa o indirectamente un daño al ambiente, será responsable y estará obligada a la reparación de los daños, o bien, cuando la reparación no sea posible a la compensación ambiental que proceda, en los términos de la LFRA.

Los daños y gastos que se puedan generar de una responsabilidad ambiental generalmente no tienen un valor establecido, lo cual los convierte en gastos significativos, por lo que una empresa podría no tener suficiente flujo de efectivo para restaurar los predios y solventar los gastos derivados de sanciones establecidas por la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental.

Rate this article: 
Average: 5 (1 vote)