Liderazgo de opinión y Marketing Político

Imagen de GabyGarcia

Por Gabriel Zaldívar *

 

La o el líder de opinión es el actor fundamental en la orientación del voto. Esta persona conducirá los puntos de vista en favor de la causa política que la estrategia de mercadotecnia esté operando. Su rol es relevante en tiempos de campaña electoral pero también cuando se hace marketing a nivel gobierno para ganar el apoyo a determinada política pública o nuevo pronunciamiento.

Contrario a la idea generalizada, el liderazgo de opinión no lo ejerce una figura de exposición mediática o digital sino personas “reales” que interactúan con los grupos de interés. En la sociedad mexicana, los líderes de opinión son los profesores, ministros de culto, líderes vecinales, líderes sindicales o empresariales, entre otros.

La estructura de medios masivos de información, electrónicos o tecnológicos, se encargó de sobrevender el poder e influencia de sus estrellas mediáticas, tal y como lo hacen ahora con las temporales estrellas de lo tecnológico. Sin menoscabo a su penetración informativa, la función formativa está en quien lidera los pequeños grupos en las escuelas, los templos, las colonias, entre más.

Para llegar a este grupo de liderazgo, caracterizado por poseer mayores niveles informativos y formativos, la estrategia de marketing político realiza tareas de microinvestigación de opinión pública y acota su universo hasta las pequeñas comunidades para las que la TV o la computadora no son definitorias de su elección, y sí lo es el maestro o el sacerdote.

En el estado de ánimo actual, en relación a lo político y los políticos, los estrategas del marketing político plantearán y delimitarán con precisión su mercado para, posteriormente, identificar a sus líderes comunitarios quienes insertarán el mensaje en la atención del microuniverso votante.

Dadas las estimaciones de que en el 2018 no habrá ganador por mayoría, y que el Poder Ejecutivo del 18 al 24 será el de la primera minoría, el trabajo con los verdaderos líderes de opinión debe comenzar ya para disminuir la pulverización del voto.

Las personas con un pensamiento crítico más desarrollado, por formación académica o experiencia vivida, usarán todos los elementos disponibles para diseccionar el discurso, las promesas, la imagen y otros atributos que hagan viable o inimaginable el triunfo de un candidato o candidata.

El juego de percepciones en redes sociales también está sobrevalorado. Las mexicanas y los mexicanos no cuentan –mayoritariamente- con acceso a lo tecnológico así que esas figuras de lo tecnológico o aquellos reyes de la información televisada o radial, no serán quienes lideren la opinión e influyan en el voto.

 

 

 

*El autor, Gabriel Zaldívar, es profesor universitario que ha impartido 40 asignaturas relacionadas con comunicación, marketing y negocios en 11 universidades nacionales e internacionales, públicas y privadas, en los niveles de licenciatura, maestría,  doctorado y extensión universitaria. Tiene 8 libros publicados.

WELCOME TO: http://www.gabrielzaldivar.com/
 

Rate this article: 
No votes yet