Comunicación no verbal para alcanzar el éxito

Una de las claves básicas para saber negociar exitosamente consiste en tener la habilidad de argumentar y defender nuestros intereses de la manera correcta, logrando conquistar el intelecto y la voluntad de nuestro interlocutor. Y aunque el lenguaje verbal es vital para persuadir, hay una parte fundamental que rara vez tomamos en cuenta y en la que radica el 80% de lo que comunicamos. Esto es la comunicación no verbal. Por eso, a continuación te presento algunos consejos de lenguaje corporal para tu próxima junta, negociación o presentación: 1. Firmeza al saludar: Aunque suene muy obvio, recuerda que en la mayoría de las culturas, un apretón de manos firme lleva mucho peso. Tu saludo siempre debe ser cálido, amable y sincero. Si es demasiado apretado omuy débil, puedes transmitir una impresión negativa. Al saludar, asegúrate de sonreír sinceramente y ver a la persona a los ojos. 2. Espejea: Utiliza tu cuerpo para establecerte como similar a tu interlocutor. Toma en cuenta la cadencia de los movimientos, el nivel de energía y la velocidad al hablar de la persona con la que estás platicando, ajústate a su ritmo y rápidamente podrás crear empatía con cualquiera. 3. Asiente con la cabeza y mantén contacto visual: Combina tus pausas con una mirada fija y firme, ve a los ojos a todos los presentes. Establecer contacto visual con las personas muestra que no tienes nada que ocultar, que te sientes seguro con lo que dices y que escuchas con absoluta atención. 4. Cuida tus manos: Hay posturas, ademanes y movimientos corporales que debes evitar para no enviar un mensaje equivocado que pudiera confundirse con nerviosismo o, peor aún, deshonestidad. Tus manos deben mostrar confianza y tranquilidad. Si estás en medio de una negociación, debes evitar esconderlas. Lo mejor que puedes hacer es mantener tus manos en una posición natural, a la vista y usarlas únicamente para ilustrar lo que dices. Evita conductas nerviosas como jugar con la pluma, un anillo, tamborilear con los dedos, etc. 5. Relaja tu cuerpo: Si tienes mucha tensión corporal o ansiedad y sientes que no puedes parar de moverte compulsivamente, haz una pausa, ve al baño y da un ligero masaje con tus manos en muslos, brazos, hombros y cuello. Estírate y forza un par de bostezos. Esto te ayudará a liberar endorfinas que te relajen y regresen a tu centro para proyectar lo que realmente quieres: seguridad y confianza. Así que ya lo sabes, la próxima vez que tengas una reunión, presentación o negociación, no tienes que sentirte intimidado. Sólo sigue estos consejos y verás cómo logras el éxito. Pamela Jean Zetina es Lic. en Comunicación, Maestra en Desarrollo Humano y Master en Programación Neurolingüística. Como especialista en persuasión, lenguaje no verbal y comunicación estratégica imparte cursos y conferencias, además de brindar asesoría a personalidades del sector público, privado y del medio artístico. Este 30 de septiembre estará impartiendo el curso Carisma 2.0. en Gdl, Jalisco. Para mayores informes visita www.pamelajean.mx o escribe al correo info@pamelajean.mx

Rate this article: 
No votes yet