De las aulas al mundo laboral

Una de las principales problemáticas cuando terminamos nuestros estudios universitarios consiste en la gran diferencia entre el mundo estudiantil y el mundo laboral. Pocas son las cosas que vemos en las aulas que se trasladan a la realidad de un trabajo. Lo cual nos provoca un choque o desfase que puede dificultar el arranque de nuestra vida laboral.

Esto es algo común pero no es la regla, ya que en la actualidad muchos centros educativos están utilizando herramientas similares que se emplean en el mundo laboral haciendo mucho más sencilla la transición de los estudiantes que concluyen su etapa universitaria y requieren incorporarse al mercado laboral.

 

Una herramienta en común

Una de las principales inquietudes para los estudiantes que se incorporan al mundo laboral consiste en poner en marcha los conocimientos que recién han adquirido en su centro de estudios. Es de todos sabido que el mundo laboral ofrece retos y oportunidades que, en la mayor parte de las ocasiones, son sorteados con base en la experiencia. Por esto, tener alguna herramienta en común, será de gran ayuda en esta aventura.

Para tener una transición más efectiva y satisfactoria al mundo laboral se requiere de una gran colaboración entre las instituciones educativas y las empresas. Para esta transición al mundo laboral se deben anticipar las habilidades, actitudes, valores y conocimientos que las empresas requerirán de los alumnos egresados así como también, identificar las características de los egresados y que éstas, sean consideradas al momento de diseñar e implementar estrategias educativas.

 

Manera de contar historias

El punto donde convergen el mundo laboral y el escolar son las exposiciones. Tanto en la escuela como en el trabajo tenemos que hacer, desde pequeñas presentaciones, hasta largas conferencias. A través de las exposiciones o presentaciones debemos demostrar el conocimiento que tenemos de un tema y convencer a nuestra audiencia sobre la importancia de nuestro tema. 

Justo por esta razón, la Universidad de Harvard en Estados Unidos realizó un estudio para conocer qué método de exposición brinda la mayor efectividad ante las audiencias, por lo que se compararon presentaciones orales sin apoyo visual, las presentaciones tradicionales de Power Point y el uso de la plataforma Prezi, que está enfocada en el storytelling o narración de historias.

Muchas universidades ya han abandonado el uso de exposiciones exclusivamente orales, o las más tradicionales como Power Point, para sumarse a las opciones de vanguardia como Prezi, en la que se pondera la narración de una historia con la incorporación de elementos visuales de apoyo.  

Se ha encontrado que las tecnologías utilizadas al presentar afectan tanto a la audiencia como al presentador, ya que aumentan el entendimiento de un tópico. Gracias a la tecnología, hoy las presentaciones se pueden ilustrar con gráficos, insertar videos, o verlas en vivo, incluso saber quién está en ese momento viendo el material junto con nosotros de manera virtual. 

 

Las empresas han comenzado a descubrir herramientas tecnológicas que toman ventaja de la arquitectura mental y neuronal, específicamente del hecho de que nosotros procesamos información que no se disocia entre visual y espacial. Esta forma de exponer nos ayuda a llegar de forma más efectiva a las audiencias sin importar si se trata de una aula estudiantil o para el cierre de una gran venta en la empresa.

Prezi se ha convertido en el eslabón ideal entre la escuela y el trabajo, garantizando un proceso de adaptación mucho más rápido para los trabajadores y una curva de aprendizaje más corta. Por otra parte, las empresas se ven beneficiadas al contratar personal que ya conoce la forma de exponer más vanguardista del mercado y que permite alcanzar sus metas en un período mucho más corto.

Rate this article: 
No votes yet