Prolifera el gusto por los regalos experienciales


 

 Las experiencias y las suscripciones a servicios de streaming video o audio, han conquistado el gusto de las generaciones Baby Boomers, Late Boomers,  X, Millennials, y Z, y se está posicionando como una preferencia, en los regalos de Navidad, de acuerdo a la firma Bookchoice.

En los últimos años el proceso de elección de regalos navideños ha sufrido notables cambios. La obsesión por almacenar objetos materiales ha perdido paulatinamente su fuerza, en tanto el gusto minimalista (provocado por la digitalización de nuestro ocio) y el auge de las opciones de experiencias, están proliferando.

Los objetos en los hogares cada vez sufren un proceso de selección más estricto, mientras que el gusto por tener momentos especiales parece no parar de crecer.
Desde que esta tendencia comenzó a hacerse notoria, numerosos estudios han sido publicados, y más en el último año.

La mayoría de ellos, como el  San Francisco State University o el de ScienceDirect, constatan que las experiencias producen un mayor grado de felicidad que los regalos materiales. Además, matizan que apostar por las vivencias nos hace sentir que nuestro dinero ha estado mejor invertido. Los expertos atribuyen esta reacción como una experiencia que sobrevive en la memoria de una forma mucho más positiva e intensa de lo que lo hace un regalo físico.
Otros dos artículos publicados por Psychological Science y Time aseguran que las experiencias proporcionan una felicidad más perdurable en el tiempo, ya que su efecto se extiende desde el momento de imaginar por primera vez la vivencia hasta mucho después de haberla experimentado, mientras que la felicidad provocada por un objeto físico se desvanece rápidamente. Asimismo, el grado de excitación que producen las experiencias se ve reforzado por un menor efecto negativo en el momento de compararnos con los demás: tendemos a comparar más nuestras posesiones que nuestras vivencias.
Con la intención de ahondar más en el tema, los estudios de Emotion y de Scientific American han llegado a la conclusión de que entender una experiencia como un regalo despierta en nosotros sentimientos intrínsecamente ligados a la felicidad, como lo son la gratitud y el altruismo. El valor monetario, explican, pasa a un segundo plano en el momento de valorar este tipo de obsequios, los cuales valoramos por el significado profundo que tienen, cosa que deja en nosotros una mayor huella a nivel psicológico.
Basados en esta idea, y conscientes de que el modelo de tienda física se está quedando obsoleto, un buen número de emprendedores ha puesto en marcha negocios online basados en lo que conocemos como 'subscription boxes'. A cambio de una mensualidad, estas páginas web te hacen llegar a casa cada mes una caja con productos que, según los datos recopilados previamente, te pueden interesar o ser útiles. Según Forbes, las visitas a estas páginas se han incrementado un 800% desde 2014. Todo indica que la combinación del modelo de suscripción, propio de servicios tan exitosos como Netflix o Spotify, con el factor sorpresa que supone que te envíen algo para ti sin que sepas lo que será ha sido la clave de su éxito.
En este contexto, Bookchoice, la plataforma de libros y audiolibros para dispositivos móviles, ha llegado a México con el objetivo de ofrecer a los usuarios una suscripción mensual o anual que combina lo mejor de las vivencias y de las subscription boxes. Por un lado, ofrece literatura, una de las experiencias más enriquecedora a nuestro alcance, y lo hace tanto para ser escuchada en formato audiolibro como para ser leída en formato ebook. Por el otro, propone sorprender al usuario con una selección de historias mensual que promete no dejar a nadie insatisfecho. ¿Quién no querría recibir como regalo un año entero de experiencias? ¿Le gustaría regalar la emoción que da una experiencia, en lugar de un objeto?

Version Digital NEO

Edicion 231