Las naciones unidas prueban las criptomonedas

 

El uso de esta tarjeta de prepago ha llamado la atención de la Organización de  Naciones Unidas (ONU) que está considerando utilizar esta tecnología para proporcionar identificación legal a más de mil millones de personas en todo el mundo que no tienen documentos oficiales y por ende no pueden insertarse en la sociedad de los países donde están refugiados.

Por Edgar Vásquez Cruz *

 

 

El uso de esta tarjeta de prepago ha llamado la atención de la Organización de  Naciones Unidas (ONU) que está considerando utilizar esta tecnología para proporcionar identificación legal a más de mil millones de personas en todo el mundo que no tienen documentos oficiales y por ende no pueden insertarse en la sociedad de los países donde están refugiados.

De hecho el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU está probando el uso de Bitcoin y Ethereum (monedas virtuales basadas en Blockchain) y ya envió, mediante esta tecnología, rupias (la moneda de Pakistán) a 100 personas.

La prueba se llamó “Building Blocks (Construcción de bloques)”, está basada en ethereum y se realizó en la provincia de Sindh en Pakistán, donde 100 personas recibieron 3 mil rupias y el valor equivalente en alimentos mediante transacciones autenticadas mediante el testnet (una red aparte de Blockchain utilizada por desarrolladores para hacer pruebas) Ethereum.

De acuerdo con Farman Ali, de la oficina provincial del PMA en Karachi, Pakistán “Blockchain puede revolucionar la forma en que el PMA presta asistencia a las familias vulnerables en todo el mundo. Puede acercarnos a las personas a las que servimos y permitirnos responder mucho más rápido".

 

Blockchain para que cada quien controle sus datos personales

 

Para poder hacer compras en línea es necesario llenar los formularios en cada sitio web donde se deseen adquirir productos o servicios. Este es un proceso que muchos usuario detestan a tal grado que muchos de ellos abandonan los carritos de compra y no concluyen las operaciones.

Empresas como Facebook o Google facilitan a los usuarios el llenado de estos formularios en línea mediante un procedimiento llamado Single Sign-On, que se basa en la entrega los datos personales que hacen las personas cuando abren una cuenta en estas plataformas, sin embargo esta información queda en manos de esas empresa y no en las del usuario, así el usuario pierde el control de sus datos personales.

Una startup llamada Blockstack, propone utilizar Blockchain para regresar a los usuarios el control sobre sus datos personales por medio de un software que los mismos usuarios instalan en su computadora —por ahora sólo está disponible en los sistemas operativos Mac y Linux— y que almacena los datos del usuario y a los que sólo él y la empresa autorizada pueden tener acceso

Además Blockstack maneja una base de datos que las demás empresas no tienen, ya que incluye, además del número de tarjeta de crédito y dirección postal,por ejemplo, la talla del pie del usuario por si este desea comprar zapatos.

Al utilizar Blockstack el usuario es único dueño de sus datos y él mismo decide con quien compartirlos a diferencia de hoy en que los dueños de esa información personal son empresas como Facebook y Google.

Así, cuando una empresa necesite los datos de una persona para llenar un formulario en línea deberá pagar a Blockstack por cada vez que el usuario llene un formulario; los usuario por su parte mantendrán el control de sus datos personales y podrán elegir con quien compartirlos e inclusive retirar ese permiso.

Blockchain tiene un enorme potencial ya que reduce los costos de operación, elimina intermediarios, y hace más simples los procesos de cualquier organización, sin embargo aún no somos capaces de ver todos los posibles usos.

 

*Edgar Vásquez Cruz es maestro en Administración Pública por el INAP y Licenciado en Ciencias de la Informática por el Instituto Politécnico Nacional. Es especialista en tecnologías de la información, telecomunicaciones y seguridad informática en gobierno, áreas en las que tiene una experiencia de 22 años.

 

 

 

Version Digital NEO