Big Data y analíticos aumentan la competitividad de tu negocio 

analytics640

Por Antonio Catale, director de Ricoh Services & Solutions en Ricoh Latin America 

Actualmente, la información se ha convertido en el alma de cualquier negocio. La digitalización y posterior análisis de los grandes volúmenes de datos con el objetivo de tomar mejores decisiones de negocio seguirá suponiendo un reto para las organizaciones de América Latina en 2018.

El Big Data es un término popular que describe la gran cantidad de datos estructurados y no estructurados que se pueden extraer para obtener información. Hoy día, a los líderes de las organizaciones les preocupa que el volumen de datos acumulados sea cada vez mayor y les resulta difícil descubrir los más importantes. Cómo detectarlos, analizarlos y almacenarlos de forma eficiente y rápida para obtener ventaja competitiva en el mercado, son los desafíos a considerar para este año.

La realidad es que el uso de soluciones de TI aplicadas al Big Data y los analíticos crean nuevas oportunidades de crecimiento, reducción de costos y tiempos, desarrollo de productos y ofertas/servicios optimizados, y toma de decisiones empresariales inteligentes.

Las tres V del Big Data
Volumen: varios factores contribuyen al incremento en el volumen de datos. Datos no estructurados recopilados de las redes sociales, datos basados ​​en transacciones, cantidad de sensores, interacción persona a máquina y datos de máquina a máquina. Anteriormente, la cantidad excesiva de datos era un problema de almacenamiento, pero luego la reducción del costo de almacenamiento tiende a plantear otros retos, como la forma de analizar correctamente los datos y cómo determinar los relevantes.

Velocidad: los datos se transmiten a una velocidad excepcional y deben gestionarse de forma conveniente. Las etiquetas/etiquetas RFID, los dispositivos GPS, las cámaras de vigilancia, los sensores, los teléfonos celulares y la medición inteligente están impulsando la necesidad de gestionar los flujos de datos en tiempo real. La respuesta rápida para lidiar con la velocidad de los datos supone un desafío para la mayoría de las organizaciones empresariales.

Variedad: los datos vienen en varios formatos estructurados, semiestructurados y no estructurados. Bases de datos numéricas, documentos de texto, audio, video, correo electrónico, datos basados ​​en transacciones financieras, etc. Administrar, consolidar y gobernar estos datos resulta fundamental.

Por ejemplo, al consolidar grandes volúmenes de datos y usar análisis de alto rendimiento, las organizaciones pueden:

  • Identificar las causas principales de fallas, defectos u otros problemas en tiempo real, ahorrando millones de dólares por año
  • Agilizar las rutas para una gran cantidad de vehículos de entrega de paquetes mientras están fuera
  • Determinar millones de SKU para enfocar los costos que aumentan los ingresos y liquidan las existencias
  • Producir experiencias de compra personalizadas en los puntos de venta para los consumidores en el sector retail, según las compras actuales y pasadas del cliente.
  • Enviar sugerencias personalizadas a teléfonos celulares mientras los clientes se encuentran en la zona correcta para aprovechar las ofertas
  • Recalcular los riesgos de los portafolios en minutos. Usar una herramienta analítica de alta potencia para la minería de la información y detectar posibles comportamientos fraudulentos.

Nuevas oportunidades de negocio en los diferentes sectores de la economía
En 2018, las diferentes áreas y sectores de la economía se beneficiarán aún más de la recolección, almacenamiento y análisis de grandes cantidades de información para impulsar nuevas formas de actividad económica:

  • Healthcare: Según algunos informes, existe un estimado de 50 petabytes de datos en el ámbito de la atención médica. Se predice que crecerá, en un factor de 50, a 25,000 petabytes para 2020. Dentro del sector de la salud, los analíticos brindan a todas las partes interesadas nuevos conocimientos que tienen el potencial de avanzar en la atención personalizada, mejorar los resultados de los pacientes y evitar costos innecesarios.
  • Educación: El uso de analíticos en el sector de la educación tendrá cada vez más importancia para la rentabilidad de las universidades tanto públicas como privadas. Las soluciones de analíticos permiten crear, por ejemplo, una biblioteca de información cuantitativa sobre el rendimiento de los estudiantes y las clases. Cuando se rastrean y analizan los datos a lo largo del tiempo, se pueden determinar las tendencias y encontrar oportunidades para mejorar el diseño de los exámenes. Por ejemplo, los profesores pueden identificar preguntas que están mal redactadas o ver qué preguntas son las más o menos acertadas por los estudiantes. Con ello, se puede ajustar el plan de estudios en consecuencia.
  • Recursos Humanos: Existe un amplio potencial de acción en general, desde mejorar o enriquecer los cuadros de mando, hasta predecir comportamientos futuros o acciones en función de los escenarios que se vaya produciendo en el día a día. La inteligencia también contribuye de manera diferencial a aportar soluciones a problemas de la operativa diaria. Ejemplos como contrastar la calidad directiva de los managers y analizar la correlación con la consecución de resultados diferenciales, o ser capaz de predecir las necesidades de reclutamiento en ámbitos con alta estacionalidad, rotación y absentismo, son posibles ya con los analíticos.
  • Área de pagos y cobranzas: El pago y cobranza de facturas puede ser simple y eficiente si se utilizan los procesos correctos. Con la tecnología adecuada, primero se redirigen las facturas en papel y electrónicas a un Centro de Servicios de Información Comercial donde se abren, clasifican y escanean. A continuación, los datos electrónicos se verifican y se procesan automáticamente mediante el emparejamiento basado en reglas configurables. Las excepciones se redireccionan al departamento de AP para su resolución y las aprobaciones se integran automáticamente en el ERP, lo que permite que el equipo humano esté enfocado en el negocio principal.
  • Retail: El reto en 2018 para este sector se basa en combinar las tecnologías para ofrecer omnicanalidad. La integración de canales como la atención al cliente, la interacción en entornos móviles, la venta online, la tecnología en tienda y el conocimiento del cliente son los ejes estratégicos para generar negocio y satisfacción.

Reflexiones finales
Las tecnologías de Big Data han pasado de ser un simple concepto a convertirse en tema de discusión en el momento en que las compañías se plantean eficientar la información que acumulan. El 2018 será el año en el cuál las soluciones de manejo de datos, junto los sistemas de analíticos avanzados tendrán un crecimiento exponencial en sus aplicaciones de negocio para aumentar la competitividad de las empresas mediante la conversión de los datos en información que facilita la toma de decisiones.

Version Digital NEO

Descarga de revista 227