Retos de la realidad virtual en la industria automotriz

REALIDADVIRTUAL

Por Jorge Fuentes Vega, Head of Media & Digital México - Kantar Millward Brown

La realidad virtual (VR) no es solo un medio para probar productos de manera barata o más eficiente. Es una oportunidad para reinventar por completo el papel de la investigación de automóviles.

Ahora podemos simular entornos de realidad virtual en cualquier lugar y en cualquier momento, podemos realizar investigaciones sobre nuevos conceptos de vehículos antes de que se haya producido un prototipo físico, y podemos hacerlo a través de una muestra mucho más representativa de consumidores, ubicaciones y mercados.

A medida que la tecnología avance, las exposiciones automovilísticas podrían convertirse en un entorno ideal para recopilar información, donde podemos medir las reacciones de los consumidores a diferentes colores y opciones de ajuste cambiando lo que las personas ven con solo tocar un botón.

La investigación impulsada por la realidad virtual no solo será más ágil y flexible. También será, irónicamente, más realista (incluso sin sentarse en un vehículo y experimentarlo a través del tacto y el olfato). Dentro de unos años, podremos sumergir a los consumidores en recreaciones evocadoras de salas de exposición donde puedan caminar entre vehículos de la competencia (cuyas especificaciones y aspecto se haya capturado prácticamente, almacenado y descargado), y explorar nuevos prototipos en sus propios términos.

Por otra parte, en lugar de seguir un cuestionario artificialmente estructurado, podemos presentar preguntas y respuestas rápidas en los momentos más relevantes mientras miran alrededor del vehículo. Y podemos introducir nuevos elementos de observación en la investigación de automóviles nuevos mediante la captura precisa de cómo la atención de los participantes pasa de una función a otra. Después de todo, cada movimiento de su cabeza y ojos tiene lugar dentro de un entorno digitalizado y captura de datos.

¿Qué se necesita para hacer de esta realidad virtualmente habilitada, una mejor realidad operacional? La respuesta corta es: las asociaciones correctas. El desarrollo de nuevas tecnologías implica costos considerables y una cierta cantidad de prueba y error. La asociación con los expertos adecuados puede dar a nuestro uso de la realidad virtual y aumentada una dirección más clara y más útil, y puede poner sus posibilidades a disposición de los fabricantes de automóviles. Sin embargo, aprovechar el potencial de las nuevas realidades también implicará su propia investigación. A medida que reescribamos el alcance y la estructura de las nuevas pruebas de vehículos, debemos comprender cómo las métricas que estamos desarrollando se relacionan con las anteriores: ¿son estrictamente comparables? ¿Cómo deberían ser ponderados y modelados? Al igual que con cualquier avance en la tecnología de la investigación, comprender la importancia de lo que estamos viendo será crucial.

Finalmente, explorar las posibilidades de la realidad virtual y aumentada impulsará una colaboración más estrecha entre los investigadores y los propios fabricantes. Cuanto más profunda sea nuestra comprensión de los problemas comerciales, más aplicaciones podremos encontrar donde las nuevas tecnologías de realidad puedan ayudar a resolverlas. Comenzará con el desarrollo del producto, pero no necesariamente terminará allí. Una vez que la realidad virtual y aumentada sea adoptada dentro de la investigación, ¿no podrían ser implementada dentro de la sala de exposición también? ¿Podría la realidad aumentada tener el potencial de guiar a los compradores a través de diferentes opciones de ajuste cuando miran un automóvil real? ¿Podrían guiar a los conductores al superponer información de navegación o tráfico en las pantallas estilo Google Glass?

Ayudar a los clientes de automóviles a explorar el mundo de nuevas maneras tiene muchas aplicaciones potenciales que los fabricantes y las empresas de investigación ya están comenzando a explorar.

Twitter: @Jorge_Digital1

Version Digital NEO