Marketing y Realidad Virtual

realidadvirtual1

Por Donny Aguilar, Manager LATAM de Anagram

La innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías han abierto la puertas a nuevas formas de percibir el mundo, una de estas es la Realidad Virtual (VR, por sus siglas en inglés) una inmersión sensorial a través de diferentes dispositivos (gafas de realidad virtual, guantes, controles, audífonos y cascos) a un mundo ficticio del que los usuarios pueden ser parte e incluso protagonistas.

Sony Entertainment, a través de su PlayStation, fue una de las primeras empresas en generar un desarrollo de dicha tecnología en el mercado de consumo masivo, buscando abrir la puerta a un escenario creado para transportar a los usuarios a otras ubicaciones. 

Sin embargo, la Realidad Virtual ha encontrado un nuevo nicho —lejos de los videojuegos— para potencializarse: el marketing

Dentro de la RV, las marcas han encontrado una plataforma para ofrecerles a los usuarios, a través de una “experiencia sensorial”, la oportunidad de sentir y disfrutar los atributos y experiencias de la marca. 

Según Google Data, el interés por estas plataformas se ha duplicado en el último año, debido a los casos de éxito de marcas como Nike, Audi, British Airways y los hoteles China World Summit Wing, por mencionar algunas, micmas que lograron posicionar sus marcas y productos a través de sus campañas.

Pero, ¿por qué las campañas con VR son exitosas? 
Aunque la respuesta podría ser variada, se considera que su éxito radica en su narrativa. Para elaborar una campaña exitosa de RV, se requiere de un historia congruente con un mensaje claro que, en conjunto con el video que se proyecte, le brinde al usuario la posibilidad de ser protagonista de su propia historia.

Una vez que se logró tener el escenario adecuado, debemos tomar en cuenta los siguientes factores:

Usuarios activos: debemos modificar la forma en la que planeamos nuestras campañas ya que el usuario pasará de pasivo a activo —podrá ser parte del anuncio y podrá interactuar con lo bueno y lo malo del producto—. Si existe una mala programación y una mala narrativa, la experiencia del usuario será perjudicial para la marca.

Inmersión total: nuestras campañas deben ofrecer experiencias de inmersión total. Imagina que eres una agencia de viajes; la estrategia ideal es que pudieras lograr que tus usuarios, en 10 minutos, puedan caminar por las calles de París, tomarse un café en la Torre Eiffel y hacerlos sentir parte del entorno. Olvidemos querer vender, el objetivo principal de la campaña debe ser conectar; lo demás llegará como resultado del estímulo.

Realidad Aumentada: un primer paso para implementar campañas de Realidad Virtual es desarrollar una aplicación que le permita a tu consumidor tener un primer acercamiento a tus productos, conocerlos y re-descubrirlos por medio de la realidad aumentada, una tecnología que permite incorporar elementos al entorno físico del mundo real, a través de un dispositivo tecnológico. ¿Te acuerdas de Pokémon Go? Eso es una realidad aumentada.

A través de la app, podrás elaborar e implementar sencillos códigos de programación que serán leídos por dispositivos móviles como smartphones y tablets.

Empieza lento, pero recuerda: ¡nunca debes dejar de lado la narrativa!

Videos 360º: incluye videos 360º de tus productos en tu sitio web, áreas de trabajo, tiendas, restaurantes, etc., todo depende del giro de tu negocio. Deja que el consumidor pueda vivir la experiencia de tu marca desde que ingresa a tu sitio web o a tus redes sociales.

Campaña digital: refuerza tu campaña de Realidad Virtual con una buena campaña en digital; llegar al consumidor final es el punto clave para poder lograr una campaña exitosa.

Version Digital NEO

Edicion 231