¿Qué comen los Millennials?

Mermelada
Por al1962

 

El término millennial se usa para describir a las personas que nacieron entre 1980 y 2000, es decir, son jóvenes entre 17 y 37 años. Sí, es un grupo de edad muy amplio, por lo que también sus hábitos de alimentación lo son y resulta difícil generalizar o tratar de agruparlos a todos dentro de un mismo parámetro.

 

Sin embargo, algunos estudios han encontrado algunos puntos en común en lo que se refiere a sus hábitos de alimentación. De forma general se puede decir que los millennials además de conocer las características de una alimentación saludable, están conscientes del impacto que tendría no hacerlo para mantener su salud y calidad de vida, sin embargo, esto no significa que lleven una alimentación saludable, ya que en ocasiones como consecuencia de su estilo de vida no siempre su alimentación se ajusta a este parámetro. Y aquí valdría la pena resaltar que de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2016), 7 de cada 10 adultos en México tienen sobrepeso u obesidad.

 

Para lograr entender un poco más los hábitos de alimentación de los millennials, la marca de mermeladas Smucker’s se dio a la tarea de encontrar algunas de las características positivas que tiene su alimentación:

 

Acostumbran leer las etiquetas antes de comprar los productos

Algunos de los atributos que consideran importantes para consumir o comprar un alimento es que tenga alguna de las siguientes características: orgánico, libre de gluten y alto en proteína.

El sabor de sus alimentos es muy importante para decidir que comprar o dónde comer.De forma general la alimentación de este grupo es más saludable, orgánica y menos procesada.

Realizan elecciones saludables para su alimentación

La mayoría de ellos elige alimentos y bebidas que no contengan aditivos

Y aunque los millennials están bien informados, su estilo de vida afecta de forma negativa sus hábitos de alimentación, a continuación, algunos ejemplos:

 

Los millennials viven en constante movimiento y llenos de actividades sociales que afectan su alimentación de la siguiente manera:

  • Buscan alimentos que estén listos para consumir o que requieran de una preparación muy sencilla. Lo que puede resultar en una alimentación con poca variedad.
  • Comen haciendo alguna otra cosa o en el camino, no dedicar al menos 20 minutos sólo para comer, puede hacer que acaben comiendo un exceso de calorías.
  • Realizan varias comidas a la semana con sus grupos de amigos, lo que dificulta mantener una alimentación saludable.
  • Consumen bebidas alcohólicas con frecuencia.

 

Por una parte, el comer fuera de casa varios días a la semana, hace que su comida sea más cara que si lo hicieran en casa y por otra parte el tipo de productos que buscan (orgánicos, libres de gluten, etc.) son por lo general más costosos que las versiones habituales lo que encarece su alimentación y constituye una barrera para una alimentación saludable.

 

A los millennials que viven solos, por lo general, no les gusta cocinar sólo para ellos, ya que sienten que se desperdiciará mucha comida por lo que buscan alimentos preparados para consumir en casa lo que en ocasiones puede hacer que sus alimentos sean menos saludables en comparación con las preparaciones caseras.

 

Por otra parte, casi nunca compran fruta o verdura, ya que se les echa a perder antes de acabarla.

 

Están sometidos a situaciones de estrés de forma habitual, lo que puede dar origen a acumular una mayor cantidad de grasa alrededor de la cintura y también a afectar sus patrones de sueño y alimentación afectando su peso de forma negativa.

 

Aunque los millennials tienen los conocimientos generales sobre las características de una alimentación saludable, desconocen en la mayoría de los casos el tamaño de la porción y la cantidad de calorías que deben consumir al día. Incluso, no se preocupan de la cantidad de calorías que consumen, están más enfocados en que sus alimentos sean orgánicos o lo menos procesados posible, que olvidan que estos alimentos también les proporcionan calorías.

Version Digital NEO

Edicion 231