La marca que quedó a deber en 2017

nosquedoadeber
El fabricante de smartphones que nos quedó a deber en 2017

 

*Las opiniones expresadas son responsabilidad de su autor y no representan la postura y la línea editorial de Revista NEO.

 

2017 fue un año colmado de lanzamientos de smartphones de calidad y con excelentes prestaciones, en casi todas las gamas. Es difícil no encontrar exponentes competitivos en el mercado, desarrollados por varios de los fabricantes denominados “tradicionales” —concepto que se le asigna a las compañías con un recorrido de varios años en el país—. Sin embargo, no para todas estas marcas fue año fructífero, por ejemplo para Sony. 

Históricamente, la compañía japonesa ha sido referente en casi cualquier segmento de la tecnología de consumo donde incursiona: electrodomésticos, equipos de sonido, televisores, videojuegos, audífonos, cámaras fotográficas, cámaras de video profesional, etc., pero en los últimos años dejó de entender las reglas del juego en el mercado de los teléfonos inteligentes. Todavía no ha surgido un dispositivo que pueda igualar o superar lo logrado por el Xperia Z1 de 2013 o el Z3 de 2014, los cuales fueron un éxito en ventas.

El año anterior, dos de sus equipos auguraban un regreso triunfal de la marca (el Xperia XZ Premium y el Xperia XZ1), sin embargo, no fueron una opción que conquistara a los consumidores mexicanos, probablemente por sus diseños, prestaciones —ligeramente por debajo de su competencia— o precio, aspectos que los vuelven una opción de compra exclusiva para los verdaderos fanáticos de la marca, o para quienes estaban dispuestos a prescindir de un diseño moderno.

Además, salvo la opción de captura de video a 960 cuadros por segundo, o la función de creación de gráficos en 3D con la cámara del XZ1, los smartphones gozan de pocos aspectos que funjan como un diferencial para la compra. Si obviamos estas dos features, ambos siguen siendo excelentes dispositivos y lo he señalado en textos previos, pero su diseño deja mucho que desear, cuando se encuentran dispositivos con pantallas borderless o de tamaños acotados sin perder pulgadas de pantalla. 

Dentro de sus gamas media y media premium, la firma decidió apostar por desarrollar dispositivos que atiendan las exigencias del segmento millennial. Cámaras frontales y posteriores con gran resolución de pixeles ha sido uno de sus diferenciadores, sin embargo, su serie de productos XA1 y XA1 Ultra adolece en la duración de sus baterías —aspecto que también exige un millennial—, y ofrecen resultados fotográficos que van de lo muy bueno (para su gama) a lo regular.

florxa1
Modo automático / Xperia XA1
borrosaxa1
Modo automático / XA1
borrosaxa1zoom
Zoom en fotografía. Se percibe la pérdida de detalles en la captura

De igual manera, si se compara con su competencia, por el rango de precios en el que se encuentran tanto el XA1 como el XA1 Ultra, (a partir de MN$6 999 para el XA1 y MN$8 999 para la versión Ultra)  pueden conseguirse opciones con mejores prestaciones como sensor de huella dactilar e incluso con doble óptica trasera, una de las tendencias más importantes vistas desde finales de 2016 y ampliamente explotada durante 2017.

Finalmente, en su segmento de gama baja ofrecieron, quizás, su opción más competitiva del año. El Xperia L1 es un dispositivo que cumple con lo necesario que debe tener cualquier gama de entrada. Suficiente batería, almacenamiento, memoria RAM y una pantalla de calidad, pero el ser una opción que “cumpla” contraviene los intereses de la compañía, (o así debería ser), de recuperar posicionamiento en el mercado de smartphones, pues desde 2014 ha entrado en una picada imparable, pasando de un 7% (2014) a 4.3% (en 2017).

¿Qué está haciendo mal Sony? 
Nada, por extraño que parezca. Curiosamente, el declive de la preferencia de la compañía por parte de los consumidores en México no parece tener relación con la calidad de sus dispositivos, pues estos ofrecen excelente calidad, durabilidad, buena sensación a la mano (sin importar su gama), y, como se señaló atrás, son equipos que cumplen.

Probablemente, se deba a que han decidido mantener una línea de diseño que no corresponde con la tendencia de la actualidad luciendo desfasados y sin carisma. 

Esto es una pena, ya que la compañía da muestras de ser una firma de excelente reputación a nivel mundial, lo cual es perceptible en sus diferentes dispositivos, por ejemplo: cámaras de video (para mi gusto la RX0 es la mejor del mercado), videojuegos (categoría donde cuentan con 2 títulos exclusivos entre los 10 más vendidos en el 2017), equipos de sonido portátiles y para el hogar, pero simplemente no han podido dar en el clavo en el mercado de smartphones.

¿Qué pueden hacer?
Desde la perspectiva de la mercadotecnia pueden aportarse algunas medidas que permitan a la compañía recuperar el posicionamiento y entrar en el Top of mind de los usuarios. Es una tarea compleja, pero puede iniciarse con escuchar a sus consumidores; entender qué quieren, cómo lo quieren y, con base en ello, proponer. Esto daría solución a su selección de las especificaciones que pueden incluir sus dispositivos, pues, por ahora, la gama alta es la única que goza de grandes prestaciones, mientras que las medias y bajas se encuentran muy limitadas.

En segunda instancia, toda marca debe estar al pendiente del comportamiento de su mercado e industria, e ir respondiendo conforme se presenten los cambios en ella. El tema del diseño de sus teléfonos y los materiales de construcción, son reflejo de que Sony no está poniendo atención a la industria de móviles.

Conocemos a la marca, su potencial y hemos sido testigos de su gran desempeño en los diferentes mercados en los que se desenvuelve. 2018 pinta mucho mejor, hasta ahora, los teléfonos presentados durante el CES de Las Vegas y el Mobile World Congress en Barcelona han dejado como resultado dispositivos mejor diseñados y con prestaciones excelentes. Queda un largo año para la compañía y esperemos que su portafolio de producto esté a la altura de las exigencias del mercado.

Version Digital NEO

Edicion 230