¿Qué habilidades necesitarán los adultos del mañana?

Entrepreneur
Foto: Por TierneyMJ

El 65% de los niños que comienzan ahora la primaria desempeñarán en su vida adulta un trabajo que actualmente no existe, de acuerdo con el Foro Económico Mundial, mientras que un estudio realizado por Dell muestra que el 85% de los empleos a los que aspirarán los profesionistas en 2030 tampoco existen actualmente.

Pero, ¿cómo preparar a los niños para los empleos del futuro? Fue en busca de atacar este problema que Marco Velázquez fundó DeKids, un programa de tecnología y emprendimiento enfocado a niños.  

Durante el curso los jóvenes aprenden a plasmar sus ideas y sueños para resolver necesidades o problemáticas que ellos mismos identifican y llevarlos a la realidad. Además, aprenden a programar para crear su propia página web y a la par desarrollar un modelo de negocios, siempre guiados por mentores experimentados y líderes en el ámbito tecnológico. 

"Buscamos que los niños rompan sus miedos y se atrevan a equivocarse, generando seguridad y experiencia que les será invaluable cuando tengan que desempeñarse en el mundo laboral", comentó Marco Velázquez, fundador y director de DeKids. "Los incentivamos a llevar sus ideas a la realidad y a emprender sus propios proyectos", explicó Velázquez.

DeKids también trabaja en la confianza de los niños para que presenten sus proyectos al público al final del curso, como si lo estuvieran vendiendo a un inversionista, en un evento realizado en las oficinas de Google, Wayra y la Torre Bancomer.

Muchos padres subestiman las habilidades de sus hijos y por ello no explotan su talento desde jóvenes. 

Según un estudio realizado por AVG, un niño promedio de 11 años tiene las mismas habilidades tecnológicas que un adulto, sin embargo sólo el 7% de los padres considera que sus hijos son aptos para manejar tecnología. 

Es por ello que DeKids busca enseñar a los niños los valores del emprendimiento a través de la tecnología y concientizar a los padres de lo que sus hijos son capaces de lograr.

“Hay niños que llegan y les cuesta muchísimo expresarse, les da mucho miedo hablar, y justo lo que valoran más sus papás y hasta con lágrimas en los ojos es la transformación que llega a tener su hijo luego de una experiencia como esta”, subrayó Velázquez. 

El objetivo de DeKids es dar más que aprendizajes técnicos, pues aprenden a desarrollar habilidades de liderazgo, trabajo en equipo y pitching. El modelo educativo no es el tradicional, los niños desarrollan su proyecto en áreas de coworking, espacios que les permite relacionarse directamente con emprendedores. 

Uno de los casos más emblemáticos de DeKids es Olga, una niña que busca ayudar a los agricultores a través de la venta de chocolates. Ella creó un modelo de negocios y la página web Xocomix, por la cual comercializa el producto.

Velázquez señala que la menor prácticamente realizó un trabajo de investigación similar al de una tesis y cuando terminó el curso, durante su pitch final frente a mentores, dijo que quería “llegar a vender chocolates en otro planeta”. Esto la ha motivado a estudiar física y química para hacer los chocolates.

“Desarrollar habilidades tecnológicas en los niños debe ser prioridad para los padres, es importante que sientan esa curiosidad por la tecnología además de irse preparando para un futuro incierto”, concluyó Velázquez. 
 

Version Digital NEO

Edicion 231