Youthquake, la transformación del consumidor

youthquakesusanaoliva

Por Susana Oliva, directora general BigFoot.

Tan solo han pasado tres meses desde que inició 2018, y los cambios sociales, culturales y políticos liderados por jóvenes ya han sido varios. Hemos sido testigos del fenómeno youthquake en su máximo esplendor, y este es cada vez más evidente. Hablar de juventud es hablar de la época; de sus ideas y de sus ideales, nos permite comprender la transformación del rumbo cultural, político y social en nuestros tiempos.

No nos cansaremos de insistir en las características únicas de la generación Z, pues es esta la catalizadora de las tendencias. Solamente en nuestro país existen alrededor de 33 millones jóvenes dispuestos a crear soluciones que impacten en el mundo.

Pero, ¿qué los hace tan especiales? En primer lugar, sus padres son de una generación que ya tenía una visión transformadora, aunque no ejecutable, mismos que decidieron invertir en una mejor educación para sus hijos dándoles un toque de genialidad.

Por otro lado, son la primera generación nativa digital, esto quiere decir que nacieron cuando los cambios tecnológicos más importantes ya existían. Crecieron de manera acelerada con los medios digitales, y los hicieron una extensión de su inteligencia: no conocen un mundo sin Internet.

Asimismo, nacieron en el mundo de las consecuencias en el que les corresponde asumir la responsabilidad de transformar todo lo necesario para tener un mundo mejor.

Estos múltiples factores les crearon una estructura de pensamiento diferente a la de otras generaciones. Son, sin duda, mucho más pragmáticos y tienen un modelo mental descentralizado. Planean y ejecutan de una forma fragmentada en “niveles” y siempre con retos por cumplir, como lo hacen en sus videojuegos, para alcanzar sus objetivos a través del apoyo de su comunidad.

Todo ello explica la transformación que se gesta en el torbellino de una juventud que despierta y se hace adulta; ellos abren el camino, pero también impulsan a otras generaciones a unirse y madurar. Esto está cambiando cuestiones culturales, sociales y políticas –como muy probablemente se evidenciará en las próximas elecciones en México– a partir de medios, discursos, tono y sus formas de organización, las cuales son mucho más rápidas y ágiles, algo determinante para entender a la nueva sociedad mexicana.

La frescura de esta juventud está modificando la perspectiva de país que tenemos dictando el rumbo y marcando una pauta, redefiniendo así nuestra identidad y creencias como nación.

Lo hemos visto con Change.org, plataforma que creció a través de la viralización y que ayuda a una causa con un simple clic, pero también con Juan Pablo Zurita: joven mexicano que con su iniciativa Love Army México, ha logrado entregar casas a los damnificados del terremoto del 19/sept/17 en México, o Verificado 19-S (movimiento tras el mismo terremoto creado por jóvenes para difundir información verídica y no fake news).

Más reciente fue el caso del #NeverAgain liderado por los jóvenes afectados de la masacre en Florida quienes se han organizado a través de comunicación digital, logrando tener un foro con instituciones de cambio, e incluso llegando a la Casa Blanca para impactar en temas políticos.

Sin duda, esto ha llevado a redefinir también el modelo de influencer, donde la popularidad ya no es un factor predominante, si no se comparte una accionabilidad, sentimientos, ideas y posibilidades de impactar de manera tangible.

Es importante para marcas y negocios entender a esta generación de manera holística. Así se puede entender y anticipar la transformación de la cultura y, por ende, a todos los consumidores. Aquí te compartimos algunos tips que debes considerar al profundizar en su conocimiento:

1. Entender su estructura mental: su lógica no es lineal y sus capacidades son infinitas pero en niveles, algo que se refleja claramente en su uso de medios y el manejo de su poder de influencia.

2. Entender su contexto: estar atento a todo lo que se está gestando, teniendo una comprensión de todos los factores que representa su edad como consumidor.

3. Entender los movimientos: analizar las acciones que impactan y cambian la estructura del mundo, a partir del youthquake.

4. Darle una explicación: comprenderla y transformarlo a tus acciones. Saber qué medios utilizar, qué formatos son más efectivos y qué tonos son los más adecuados para hacer llegar nuestros mensajes a estos consumidores.

Version Digital NEO

Descarga de revista 226