Buscan disminuir el plagio académico

Raquel Villareal
Raquel Villareal. Foto: cortesía

Prácticas como el copiar y pegar (copy-paste) se han vuelto recurrentes en instituciones de educación media y superior, incrementando el plagio de información y en detrimento del proceso de formación de los estudiantes.

Ante este problema Turnitin, empresa dedicada a detectar plagios mediante un software, apoya a los docentes e instituciones de educación para que descubran estas anomalías en tareas, trabajos de investigación o tesis. Con este sistema se pueden mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje, así como la retroalimentación entre alumnos y docentes.

Al respecto, Raquel Villareal Montemayor, gerente de Mercadotecnia de Turnitin para América Latina, en entrevista con Neo, comentó que Turnit es una herramienta que están usando Universidades e Instituciones académicas en todo el mundo y que sigue desarrollándose, pues tiene un muy amplio mercado y una gran posibilidad de crecimiento en nuestro país. 

La empresa Turnitin contiene una plataforma digital que cuenta con una base de datos con 751 millones de ensayos y tesis de alumnos en el mundo, así como 165 millones de artículos y 69 mil millones de documentos web indexados, lo que permite comparar los textos ingresados a la plataforma para ver las  coincidencias. 

Raquel Villareal Montemayor comenta que Turnitin realizó un estudio a 23 instituciones académicas de nivel medio y superior de México mismo que arrojó que al menos el 50% de los trabajos de los estudiantes tuvieron coincidencias con publicaciones de la base de datos de la compañía.

Desafortunadamente existe una “cultura con poca ética” en la que el estudiante ya no quiere alcanzar un título para adquirir más conocimiento, sino obtener una categoría con la intención de acceder a un puesto de trabajo y tener mayores facilidades para contar con mayores ingresos, que si bien es una necesidad legítima, también se pervierte el ideal original de lo que sería la educación.

Actualmente, la mayor sanción en el mundo académico para quienes comenten el delito del plagio es el señalamiento social y la exhibición que se puede hacer de esa persona y que a su vez lo lleva a una situación vergonzosa entre sus pares académicos.

La empresa Turnitin mediante su herramienta que detecta el plagio menciona que hay 10 niveles o modalidades de copiado que han sido identificadas a través de una encuesta mundial, la que califican del uso al 10 los episodios dependiendo de su gravedad.

En dicho sistema el nivel uno sería el más grave y corresponde a una clonación total del texto de otro es decir, presenta un trabajo ajeno como propio, copiando íntegramente palabra por palabra, en esta modalidad incurre 9.5 de cada 10 estudiantes evaluados.

Los otros 9 niveles disminuyen gradualmente hasta llegar al número 10 que se le denomina reutilización en el cual incurren 4.4 de cada 10 estudiantes evaluados en todo el mundo. Esta evaluación consiste en citar correctamente las fuentes consultadas pero haciendo demasiado uso de la estructura y términos originales del texto.

En grados intermedios aparecen categorías como “copiado y pegado” con 8.9 de frecuencia; en “búsqueda y remplazo” incurren 3.9 de cada 10 estudiantes, esta modalidad consiste en modificar palabras sin alterar el significado de las fuentes; por otro lado, el “remix” consiste en mezclar el material extraído de distintas fuentes también se le conoce como “reciclado” y no es otra cosa que autocopiado sin citas en el cual incurren 5.5. de cada 10 estudiantes. 

Otra de las cifras que aporta Turnitin es sobre los estudiantes en América Latina que inciden en la práctica de plagio hasta en un 12%, esto fue revelado mediante un estudio en el cual se analizaron cerca de 200 mil trabajos escolares. En comparación, al porcentaje de incidencia de plagio en los EEUU que resultó en 11%, tras analizar más de 80 millones de trabajos. 

En la actualidad, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) a través del Consorcio de Recursos de Información Científica y Tecnológica (CONRICYT), firmó un convenio con Turnitin ya que saben de la importancia de evitar el plagio intelectual, tal y como lo describen en su sitio web al anunciar dicha alianza. “Durante el último año la integridad académica de las instituciones educativas en nuestro país ha sido severamente dañada, debido a la detección de este tipo de prácticas (plagio) en el ámbito académico”, señalan.

Entre las instituciones mexicanas de educación que cuentan con este software se encuentran: el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, por mencionar algunas. 

De acuerdo con Raquel Villareal el modelo de negocios de Turnitin es una licencia de uso que puede ser pagada de manera anual, con la finalidad de obtener esta especie de “seguro” anti plagios. La finalidad siempre será lograr que las instituciones puedan erradicar este mal vicio académico con la finalidad de mejorar la calidad de la investigación y la presentación de ideas propias en México. 

Respecto a la comunicación de la eficacia de esta herramienta, se está considerando una campaña de Relaciones Públicas aunado a Marketing Directo presentando el software al personal interesado de las academias tanto de México como en distintos países que requieren mejorar su capacidad de detección de fraudes. 

Version Digital NEO

Edicion 230