¿Evolución de la industria automotriz? Sí, pero con tecnologías emergentes

opinioniotautomotriz

Por Carlos Pereyra, Ejecutivo Líder de IBM Watson Customer Engagement para América Latina

La industria automotriz es una de las que necesita más sincronía backstage. Las empresas involucradas en el diseño, manufactura y venta de automóviles no solo deben pensar en sus clientes finales –lo que ocurre en muchas otras industrias–, sino que deben cuidar al máximo sus procesos internos, ya que pueden poner en riesgo la comunicación entre sus áreas de servicio o, incluso, su cadena de suministro.

¿Qué tienen que ver las tecnologías emergentes en tema? ¡Todo! Actualmente, la cantidad de datos generada desde y para la industria automotriz es prácticamente incalculable. Las empresas reciben datos estructurados y no estructurados provenientes de áreas internas, proveedores, casas matrices, concesionarias y usuarios finales.

Procesar esta información como se hacía décadas atrás es infructuoso, si el objetivo es extraer insights necesarios para tomar decisiones valiosas a la hora de optimizar procesos, tener mejores ganancias y buscar nuevos clientes.

En esta industria, los estándares de calidad e incluso los formatos de órdenes están sujetos a acuerdos y normas internacionales, por lo que su procesamiento requiere de plataformas complejas y tecnologías de punta. Si no, imagine, ¿cómo se podría pedir un pequeño tornillo del limpiaparabrisas del automóvil?; de hecho, esa podría ser el detonante para cambiar de marca ¿no cree?

Las empresas automotrices, sin importar su tamaño, afrontan diariamente la necesidad de homologar la calidad en todos sus procesos y la tecnología se perfila como una solución a este desafío. Esto es importante sobre todo en un país como México, donde la industria automotriz busca aumentar sus ventas este año, no solo al mercado doméstico, sino a todo el mundo, pues se trata de una industria globalizada en todos los sentidos.

¿Cómo funciona la tecnología aplicada a la industria automotriz? Las soluciones existentes, la mayoría en la nube, se enfocan en tres procesos fundamentales de la industria automotriz:

1. Coordinación de inventario: a través de un inventario centralizado, establecimiento de plazo de pedido y hub de cumplimiento para dar soporte multicanal, con esta tecnología las empresas pueden tener visibilidad completa de la coordinación del inventario. Este tipo de soluciones permiten tomar mejores decisiones acerca de cómo brindar plazos y cumplir los pedidos de los clientes, lo que se traduce como mejoras en la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Visualice la cantidad de piezas que conforman su automóvil y en qué parte del mundo fueron fabricadas.

2. Integración entre los datos, procesos de la empresa y los stakeholders: la tecnología permite mejorar los procesos más allá de los límites de la empresa y aumentar la visibilidad durante las cadenas de suministro y demanda. También permite crear conexiones con prácticamente todos los asociados de negocios, independientemente de su tamaño, geografía o tecnologías escogidas.

3. Marketing: a través de herramientas basadas en tecnologías como Inteligencia Artificial, las empresas pueden llegar a las personas a través del canal adecuado y en el momento ideal, tener la capacidad de aprender de los consumidores para conocerlos como individuos e, incluso, predecir escenarios posibles para tomar mejores decisiones sobre campañas, audiencias y productos. Las tendencias de diseño y funcionalidad de esta industria son tan personales como el color de los asientos y el equipamiento de cada comprador individual, alrededor del mundo.

Internet de las Cosas: el futuro de la experiencia del cliente
Mucho hemos oído hablar sobre el Internet de las Cosas –IoT, por sus siglas en inglés–. Aunque esta tecnología emergente, que se refiere a objetos inteligentes, ha permeado a muy pocas industrias, un de ellas es la automotriz y en los próximos años lo hará con fuerza. Por otro lado, no hay explicación más simple o uso más masivo del IoT que la conexión diaria y automática que realiza una persona en su auto para hablar por teléfono o poner música.

Los fabricantes de automóviles, proveedores y empresas de servicios están aplicando el Internet de las Cosas como una oportunidad de transformación. Los vehículos conectados, ahora son capaces de analizar datos en tiempo real para proporcionar información a los usuarios de vehículos y operadores de flotas, lo cual optimiza su experiencia.

Los ingenieros están al pendiente de los datos de un vehículo para mejorar y ampliar sus funcionalidades y evitar problemas de calidad o su retirada del mercado.

El futuro es ahora. Las tecnologías emergentes aplicadas a la industria automotriz facilitan la comunicación entre sus áreas de servicio y stakeholders, por lo cual se da visibilidad sobre todos los procesos internos, hasta llegar al usuario final. Así que usted y yo seremos los
beneficiados.

Los automóviles autónomos son ya una realidad, las aplicaciones para conectarse al automóvil son cosa del pasado, la posibilidad de salvar vidas a través de tecnología mientras conducimos ya es parte de la oferta en su concesionario más cercano, ¿qué seguirá? Manténgase conectado.

Version Digital NEO

Descarga edición 228