¿Cómo podrían solventar sus finanzas las casas filmadoras?


 

¿Cómo podrían solventar sus finanzas las casas filmadoras?
Imagen: guruXOX

La industria cinematográfica en México aún está lejos de ser una fuente confiable para los inversionistas de la iniciativa privada. ¿El problema? El método financiero que siguen muchos proyectos, los cuales no lo ven las casas productoras como un negocio sino solo como una forma de expresión artística.

Lo anterior es analizado por Alejandro Sugich, director y productor de cine, fundador de la casa productora Sula Films, quien considera  que este método financiero  no solo aplica para las producciones taquilleras, sino para cualquier tipo de película que tenga la  intención de estrenarse en la pantalla grande.

Por ello, y con el fin de ejemplificar un modelo con bajos riesgos y que permite desarrollar una cinta, Sugich, que además cuenta con estudios en Economía especializado en Finanzas por la Universidad de Sonora, opina sobre cómo generar una mejor estrategia financiera para hacer rentable un proyecto cinematográfico.

“Un ejemplo es la película Prometo no enamorarme”, menciona el cineasta, la cual dirigió y para la cual contó con inversión del Estado, pero sobre todo del sector privado, y no como financiamiento (préstamo) sino como asociados al proyecto.

Dicha película costó MN$17.4 millones de los cuales MN$2.5 millones  provinieron de EFICINE bajo el programa Fin Útil, MN$6.0 millones provienen del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE), MN$800,000  del Fondo Mixto de Promoción Turística FMPT y MN$8.1 millones de Palomino Films/Fábrica de Cine/Distribución y Preventa.

“Sin el ingreso del gobierno, sería más complicado obtener el dinero restante, sin embargo, todo está en prestarle la atención debida a la preproducción, a desarrollar una buena idea en el guion y a partir de eso generar una estrategia sana de negocio. Con esto en mente, lo demás se da con mayor facilidad”, opina el también guionista y artista conceptual de Realidad Virtual y Aumentada.

Y continua: “¡Amazon adquirió antes de su estreno la película para exhibirla en su servicio de streaming después de su paso por cartelera nacional, con la promesa de si llegan a 1 millón de espectadores,  darán alrededor de US$700,000.

“¿Cuál es el secreto? Obviamente rodearse de un equipo comprometido y serio, tener a un productor capaz de moverse adecuadamente en el ámbito económico y por supuesto, la mencionada idea y estrategia sólida para saber el camino a seguir.”, recomienda.

“Si se continúa trabajando sobre la marcha, sin un concepto aterrizado e improvisando varias cosas, no se puede hablar de bajo riesgo, sigue siendo una apuesta”, dice el fundador de Sula Films.

Según datos de CANACINE el cine necesita alrededor de 135 profesiones distintas (contadores, productores, mercadólogos, periodistas etc.) lo que puede ser aprovechado con un mejor modelo de negocio, comenta el cineasta mexicano.

“El cine mexicano necesita pensar en números desde el comienzo. La industria cinematográfica de México puede generar un cambio de visión financiera con el surgimiento de una nueva ola de cineastas nacionales, quienes han comenzado a redimensionar la importancia de los números en cada una de sus producciones”, cita Sugich, quien se ha convertido en uno de los exponentes importantes de esta nueva generación, enfocando gran parte de sus esfuerzos en la producción, dirección y distribución de sus contenidos audiovisuales.

En la actualidad, Sula Films cuenta con ocho cintas producidas entre las que destacan títulos como Prometo no Enamorarme (en la que Sugich fungió como director, coescritor) Los Jefes (como productor ejecutivo, 2015) y Casi Treinta (director/guionista/productor, 2014). Entre sus reconocimientos nacionales, cuenta con 3 nominaciones a los Arieles, 8 en las Diosas de Plata, y 2 en los Premios CANACINE.

Version Digital NEO

Edicion 230