El suicidio, problema de salud pública

El suicidio, problema de salud pública
Imagen por SpeedKingz

En México el suicidio se ha incrementado en la última década, sobre todo entre la población joven (de los 10 y 17 años en adelante). Por género, la tasa de suicidio es mayor en los hombres jóvenes (8.5 por cada 100,000 hombres), que en las mujeres ( 2.0 por cada 100,000 mujeres), y ninguna explicación es universal.

Estadísticas arrojan que las entidades federativas con una mayor tasa de suicidio (por cada 100 000 habitantes),  fueron Chihuahua (11.4), Aguascalientes (9.9), Campeche (9.1) y Quintana Roo (9.1).

Aunque investigaciones recientes de un estudio de la población del sureste, coloca al suicidio como un problema de salud pública en entidades como Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas, las cuales figuran como los primeros 15 estados en incidencia de suicidios.

El suicidio es considerado un problema de salud pública, cuyo aumento lo ha llevado a ser visto como un problema grave. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 800,000 personas se quitan la vida.

Bajo este tenor y para trabajar sobre la creación y adopción de medidas para reducir la tasa de suicidas a nivel mundial, la OMS y la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (AIPS), establecieron el 10 de septiembre como el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

La empresa farmacéutica Allergan organizó un panel de análisis sobre este tema de salud pública, junto con representantes de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, el Hospital Psiquiátrico Infantil “Juan N. Navarro”, el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental, de la UNAM, y la Red Mundial de Suicidólogos México, AC,   Atención Psiquiátrica de la Secretaría de Salud, y de la Secretaría de Salud de Tabasco.

Dentro de las causas del suicidio destacaron que enfermedades mentales como la depresión,  trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales, el aislamiento, problemas de salud, autoestima, desesperanza, sentimientos de rechazo e incapacidad para resolver problemas, son las primeras causantes.

Señalaron que en nuestro país siguen siendo los factores sociales, psicológicos y culturales son importantes para detonar el acto suicida.

Version Digital NEO

Edicion 230