Comunicación estratégica para fortalecer emprendimientos

estrategiadecomunicacionemprendedores
Por Aaron Amat / Shutterstock

Aunque datos del Monitor Global de Emprendimiento señalan que 1 de cada 3 mexicanos no emprende por miedo al fracaso, se estima que en nuestro país las micro, pequeñas y medianas empresas generan 72% del empleo de nuestro país y contribuyen con 52% del Producto Interno Bruto. Sin embargo, varios de estos proyectos no consideran un plan de comunicación como parte de su estrategia de consolidación.

Ignacio Serna, CEO de la Agencia de Relaciones Públicas Serna PR, explica: “pese a lo que creemos, la comunicación no solo es cosa de grandes empresas o multinacionales; se trata de una herramienta que cualquier producto o servicio puede utilizar a su favor al funcionar como una valiosa arma competitiva en el mercado, que además, nos ayuda a consolidar nuestra idea de negocio frente a consumidores, clientes potenciales e incluso medios de comunicación”.

Por lo general, las estrategias de comunicación no solo van encaminadas a publicitar una empresa, producto o servicio. Un plan implementado desde la creación de la empresa ayuda a eficientar su posicionamiento, reputación y fidelización de sus clientes, además de prevenir momentos de crisis que se puedan generar a través de redes sociales u opinión pública.

Ningún emprendedor, nuevo o con mayor trayectoria debería esperar a tener una crisis de comunicación interna o externa para empezar a implementar un plan, ya que siempre es recomendable que los esfuerzos de comunicación vayan creciendo de acuerdo con las necesidades de la empresa y la exigencia del mercado, los consumidores y la competencia”, indicó Ignacio Serna.

Cuando se es emprendedor, lo ideal sería destinar un presupuesto para la asesoría y ayuda de un experto, sin embargo la realidad es que en la etapa inicial de un proyecto, el personal y los recursos son limitados y deben ser utilizados de manera eficiente, por ello, Serna PR, comparte algunos aspectos fundamentales que pueden implementarse:

  1. Sienta las bases: ten claro el nombre de tu proyecto, la razón de ser y las aspiraciones que tienes, de momento puede parecer que con que tú lo sepas basta, pero la idea es que tu proyecto crezca y necesitarás que todos los involucrados tengan la misma información y la transmitan.
  2. Investiga tu competencia: investiga cómo está comunicando tu competencia y qué es lo que los consumidores están pidiendo; puedes leer los comentarios en sus redes sociales o página web, así podrás ubicar las áreas de oportunidad para tu proyecto.
  3. Define tu diferencial: identifica todos aquellos puntos que te hacen diferente del resto; piensa que este será el valor agregado que podrás utilizar como herramienta de venta.
  4. Ten presencia: no solo se trata de abrir redes sociales o tener página web; alimenta constantemente tus medios de comunicación para que las personas que te siguen reciban información oportuna, y con ello captes y retengas público constantemente.
  5. Genera reputación: pide a tus clientes que te dejen reseñas o comentarios, esto te ayudará a empezar a generar reputación. No olvides responder a todos los que se comunican contigo, incluso aquellos que no te favorecen, lo peor que puedes hacer es eliminar mensajes o evadirlos. Ve en estos comentarios una oportunidad de mejorar.
  6. Cuenta tu historia: el emprendurismo ha sido bien aceptado por consumidores e incluso medios de comunicación, utiliza tu historia para destacar, cuenta ¿qué te motivó a emprender?, ¿qué esperas con tu proyecto?, ¿cómo quieres impactar?, con esto podrás captar mayor atención de clientes actuales o potenciales que no solo conecten con tu producto, sino también con tu historia.
  7. Ponte metas y replantea: empata tu plan de negocio con el de comunicación, puedes generar campañas informativas temporales ofreciendo nuevos servicios; determina la duración de cada campaña y mide tus resultados, ¿tu información fue bien recibida?, ¿qué comentarios recibiste?, ¿te pidieron más información sobre algo?, analiza esto y replantea tu estrategia para determinar qué hiciste bien, qué te falta o que te gustaría hacer.

Version Digital NEO

Edicion 231