Tu marca no vale por lo que es, sino por lo que significa

opinionsusanaollivamarca230

Por Susana Oliva, directora General Bigfoot

“La auténtica dimensión de la marca no es ella misma, sino la imagen instalada en el ima­ginario social.” – Joan Costa.

Hoy en día los consumidores tienen a su alcan­ce miles de marcas, las cuales pueden ofrecer un producto similar al tuyo, pero ¿sabías que ellos te van a adoptar no por lo que tú dices que eres, sino por cómo en su mente y en su cultura se ha construido una imagen alrededor de ti?

¡No te preocupes! Puedes conseguir insertar a tu marca en la cultura de los consumido­res si entiendes a profundidad la compo­sición simbólica de comportamientos, acti­tudes y tradiciones de tu target. No olvides que actualmente, tu marca es como una per­sona, la cual puede integrarse o no al día a día de su público objetivo.

 

Años atrás no existía una conversación bilate­ral con las marcas: una marca se presentaba ante el público como mejor le convenía y los consumidores no tenían derecho de réplica; sin embargo, con la aparición de la tecnología y, específicamente, la evolución que han teni­do las redes sociales y la forma que ha tomado la conversación alrededor de las marcas, una comunidad podría adoptarte para formar parte de su estilo de vida diario y de su cultura.

 

La importancia radica en construir un signifi­cado que vaya de acuerdo con tu planeación estratégica, es decir, ¿cómo lograr insertar­te en la cultura de tus consumidores entre­gando significados propios de la cultura de tu marca? Siempre recordando que dicha construcción debe evolucionar conforme la cultura va tomando nuevas dimensiones. Como especialistas, es importante recordar que esta cultura está viva y, por ende, es in­dispensable moverse con ella.

 

Tomando esto en cuenta, debemos encontrar las intersecciones entre el universo cultural del cual formamos parte, en donde se hallan tradiciones, hábitos, conocimiento e ideas, y la cultura de la marca. Con la finalidad de lo­grar la relevancia de nuestra marca en el día a día y cultura de las personas.

Hay tres dimensiones en las que una marca es adoptada por los consumidores:

1. Funcional: basada en la funcionalidad del producto que la marca está entregando.

2. De expresión: en donde una marca ayuda al consumidor a proyectar una imagen ante los demás; donde tanto el consumidor y la marca hacen una sinergia para significar algo juntos.

3. De pertenencia: donde una marca nos hace reunirnos en una comunidad para unir valo­res, convirtiendo a la marca en un símbolo de expresión mucho más profunda, en la que se comparten valores entre marca e individuo y se vuelven una comunidad. Y estos son valo­res que trascienden la función, que se vuel­ven un valor de pertenencia.

 

Si bien la marca construye su propia cultura a través de lo que dice y de lo que quiere expresar, lo que determina la estrategia es la unión de esta con la del consumidor.

Version Digital NEO

Edicion 231