Gaming, el futuro cercano del e-Learning

gamification

El juego ha tomado valor en la educación, sobre todo en aquella que se realiza a distancia como un medio para aprender y reforzar contenidos, sin importar el nivel educativo. Hoy en día, el e-Learning, hace su aliado al gaming para transformar temas complejos en una experiencia placentera y desafiante.

La educación no debe dar la espalda a la realidad y, más aún, debe aprovechar los elementos del día a día para mejorar sus metodologías: los juegos en línea, por ejemplo, que atrapan a niños y adultos han hecho del gaming una herramienta dinámica. Es por eso que, en distintas etapas de desarrollo, ya son muchos los centros de educación a distancia que trabajan para incluir esta herramienta en sus plataformas.

Según datos del estudio Gamification, Games and Learning: What Managers and Practitioners Need to Know, la eficacia en adultos al usar gaming es un 14% mayor en las evaluaciones basadas en habilidades en el conocimiento; un 11% mayor en términos de conocimientos de hechos y se observa un 9% de aumento en la tasa de retención.

“La cultura del gaming permite innovar en espacios educativos desarrollando cualidades muy positivas tales como el trabajo en equipo, el alcance de objetivos y el empleo de la creatividad para la resolución de conflictos o situaciones, habilidades altamente valoradas en el campo de las relaciones interpersonales como así también en el entorno laboral”, señala Natalia Alarcón, jefa de producto del Centro Nacional de Educación a Distancia (Cenedi) plataforma de educación a distancia enfocada en oficios.

“Si bien para los profesores –y también para algunos alumnos– el concepto aplicado al ámbito del e-Learning es nuevo. Hemos absorbido estos conocimientos desde pequeños, sin darnos cuenta. Bancos, diarios digitales, redes sociales, entre otros,están usando los juegos para retener clientes”, plantean desde Cenedi.

A la hora de poner en práctica el gaming en educación a distancia, Mariana Carril, especialista en juegos educativos, explica que “es fundamental identificar las necesidades de aprendizaje para definir la técnica a implementar y el tiempo de duración. Por ejemplo, el nivel de concentración varía según la edad y por eso tanto el contenido, como la metodología y los tiempos deben adaptarse a las posibilidades del alumno”.

Carril hace hincapié en la necesidad de implementar la técnica del juego en pequeñas dosis, de acuerdo a la edad de los alumnos. La especialista también destaca la importancia de la estética del juego y del diseño a medida: “Un error muy común es el de desarrollar un mismo juego, por ejemplo, para niños entre 2 a 8 años de edad, cuando los procesos de aprendizaje son muy distintos en ese rango y de allí la importancia de contar con el aporte de psicopedagogos”. 

El objetivo del gaming es implementar técnicas y elementos de los videojuegos dentro de actividades propias del curso o la carrera a realizar, promoviendo el estudio y la realización de las actividades mediante puntos, ranking, recompensas, estatus o niveles a superar. 

En una encuesta llevada a cabo por TalentMLS, 89% de los encuestados afirmó que un sistema de puntos reforzaría su compromiso, un 82% está a favor de que haya niveles de dificultad y de que el contenido sea explorable y un 62% señaló que estaría motivado para saber si las tablas de clasificación fueron involucradas y tuvieron la oportunidad de competir con otros colegas.

“Es importante entender que no se trata simplemente de poner un juego dentro de una plataforma educativa o tomar términos y palabras gamers y utilizarlos en el ámbito del estudio”, aclara la especialista de CENEDI. “El concepto es que, a través de elementos lúdicos, le demos un enfoque distinto a la educación. Por ejemplo, generando juegos y actividades que induzcan a escribir en otro idioma, y así sin darnos cuenta estemos incorporando nuevo aprendizaje”.

La educación va camino a transformarse en una experiencia cada vez más completa para los alumnos, y que suma al gaming, dentro de este nuevo proceso.

infogamification

Version Digital NEO

Edicion 231