Aprovechan la pornografía para infectar smartphones

xxx_cel

Cortesía de Shutterstock

En 2017, 17% de los usuarios móviles en México que fueron afectados por malware detectaron que la amenaza provino de programas maliciosos que usaban contenido para adultos para incitarlos a instalarlos en sus dispositivos, según refiere el estudio "Amenazas cibernéticas que enfrentan los usuarios de sitios web y aplicaciones para adultos", elaborado por Kaspersky Lab.

Como dicen en la industria de la publicidad, el sexo vende. Sin embargo, en el ciberespacio no solo sirve como un método de asegurar las ventas, sino también como una herramienta para realizar actividades maliciosas. Tras el estudio se determinó que el uso más activo de los temas pornográficos se encuentra en las amenazas móviles. Durante el curso de la investigación, los especialistas identificaron 23 familias de malware que usan contenido pornográfico para ocultar su verdadera funcionalidad.

La investigación mostró que, al bajar una aplicación pornográfica desconocida, los usuarios corren mayor riesgo de infectarse con los llamados clickers. Tras la infección, este malware comienza a hacer clics en enlaces de anuncios o intenta suscribir al usuario a un servicio de paga WAP para agotar su crédito móvil prepagado.

Los troyanos bancarios disfrazados de reproductores de video porno ocupan el segundo lugar entre los tipos más extendidos de malware accionado por la pornografía. Le siguen el malware con acceso root y el ransomware. Este último, a menudo viene en forma de aplicaciones legítimas para sitios pornográficos conocidos. En muchos casos, el ransomware porno utiliza tácticas de scareware: un programa malicioso en la computadora que bloquea la pantalla del dispositivo y muestra un mensaje que indica que se ha detectado contenido ilegal —generalmente pornografía infantil— en el dispositivo y, por lo tanto, el dispositivo se ha bloqueado. Para desbloquearlo, la víctima debe pagar un rescate. Este mensaje generalmente viene con imágenes en pantalla de vídeos reales con pornografía infantil.
 
Un ejemplo de ransomware que usa tácticas de scareware para hacer que el usuario pague un rescate. Obviamente, los usuarios de Estados Unidos son el público que esta aplicación tiene como objetivo.

“Aunque no podemos decir que las aplicaciones móviles con temas pornográficos sean técnicamente muy diferentes de las que no usan este tema, hay algunas especificaciones en los ataques con aplicaciones maliciosas de contenido porno. Una víctima infectada con un programa malicioso habilitado por contenido para adultos podría pensarlo dos veces antes de informar el incidente, dado a que el simple hecho de estar tratando de encontrar contenido pornográfico se considera grave. Por lo tanto, desde la perspectiva del atacante, dicha persona es una víctima mucho más conveniente. Esta es una de las razones por las que vemos tantos ataques con malware porno. La otra es mucho más simple: el público consume cada vez más contenido a través de los dispositivos móviles, incluido el contenido para adultos”, dijo Roman Unuchek, experto en seguridad en Kaspersky Lab.

Para evitar cualquier problema relacionado con el malware o fraude cibernético relacionado con contenido para adultos, se aconseja a los usuarios seguir las siguientes recomendaciones:

• En lo que respecta a contenido para adultos, usar solo sitios web que sean de fiar. A menudo, los ciberdelincuentes crean sitios pornográficos falsos con el único propósito de infectar a las víctimas con malware.
• No instalar aplicaciones de fuentes desconocidas, incluso si le prometen acceso al contenido que estaba buscando. En su lugar, usen aplicaciones oficiales de fuentes confiables, como Google Play.
• Eviten comprar cuentas hackeadas para sitios web pornográficos. Es algo ilegal y dichas cuentas pueden estar bloqueadas en el momento de la compra.

 

 

 

*Con información de Kaspersky

Version Digital NEO