¿Cuánto vale mi negocio?

valuecompany
Fotografía  Dilok Klaisataporn / Shutterstock

Por Martha Lucia Martinez, experta en Finanzas Corporativas

Si hay algo difícil de cuantificar en el mundo económico es el valor de las cosas. El valor que cada persona pone en los bienes depende no solo de sus características, sino de las necesidades, deseos y la historia que rodea a las cosas. Es posible valuar un negocio de forma objetiva, basados en sus resultados históricos y presentes. 

Existen varios motivos por los que es importante saber cuánto vale nuestra empresa: 

Venta. Si deseas vender tu empresa o negocio, ya sea porque tiene una mala situación económica, desean cambiar de giro, te quieres jubilar o de pronto ha aparecido un comprador y estas valorando la idea, necesitarás un parámetro para negociar con el comprador, sin sentirte abusado o que haz malbaratado años de tu trabajo. 

Financiamiento. Si requieres capital y la opción son nuevos socios que aportaran dinero a tu empresa, es importante saber en cuánto le venderás parte de tu negocio en marcha que vale más que una idea inicial sin haber comenzado.

Fusión. Si tu plan es unirte con otra empresa del mismo giro o de la misma industria para mejorar su oferta, reducir costos o incrementar su mercado, cada una de las partes debe saber cuánto es lo que está aportando, de esta forma ambas se sentirán contentas con su unión y seguirán desarrollándose de la mejor forma.

Escisión. Si lo que buscas es separarte de tu(s) socio(s), porque ellos tienen otras metas, ya no desean estar en este negocio o simplemente quieres hacerlo tú solo y estás buscando comprar su parte del negocio. En este caso debes recordar que si los socios participan en el negocio, la salida de alguno de ellos puede impactar en el precio final de tu empresa. 

Garantías. Si buscas demostrar cierta solvencia hacia tus clientes y proveedores, o estás interesado en avalar alguna operación de crédito, saber cuánto vale tu negocio te dará las herramientas para negociar con los acreedores.

Herencia. Si es momento de un traspaso generacional y se han establecido porcentajes de reparto entre los beneficiarios, saber el valor del negocio les ayudará a establecer los montos que debe recibir cada uno de los herederos con la misma base de reparto. 

Puede haber muchos más porqués que nos impulsen a querer saber hasta dónde hemos llevado esa idea que ahora es un negocio tangible y que genera resultados medibles en dinero. Sea cual sea el motivo, existen diversos métodos que pueden acercarnos al valor real de nuestra empresa.

Los más utilizados son:

Valor contable, que se basa únicamente en los estados financieros históricos; valor presente, que considera los flujos que se pueden generar en el futuro; valor por múltiplos; que toma en cuenta además de la información histórica, el valor de mercado de la empresa dentro de la industria. 

Elementos intangibles como la construcción de marca, la identidad corporativa, la innovación y el posicionamiento de mercado son muy importantes a la hora de valuar el negocio. Una estrategia corporativa que gestione y desarrolle los activos vinculados a la marca, resultará en un posicionamiento diferenciador para toda la empresa. Todos ellos son factores altamente capitalizables que harán la diferencia entre el valor de tu negocio y los demás.

Acercarnos a un profesional que pueda guiarnos para identificar el valor de nuestra empresa puede ayudarnos para saber en qué parámetros podemos negociar nuestro negocio y dará credibilidad al valor de nuestra empresa, pero sobre todo nos dará certeza al momento de realizar la operación, teniendo claridad sobre lo que vale en términos financieros todo lo que hemos desarrollado.

Version Digital NEO

Descarga de revista 233