Netflix considera a Cannes un festival con falta de visión

El director de contenidos de Netflix Ted Sarandos ha declarado que Netflix no va a participar en Cannes este año. ¿La razón? El festival añadió una nueva regla que prohíbe la participación a cualquier película que no tenga distribución en cines de Francia. A pesar de que la plataforma on demand podría protestar proyectando algunas películas fuera de la competencia, Sarandos comentó para Variaty que eso no tiene sentido para el streaming service.

 

Thierry Fremaux, el director artístico de Cannes anunció el cambio en las reglas que él y el consejo han tomado para calificar que requiere que las películas tengan distribución en Francia para participar, lo cual es contrario al espíritu del festival, cuyo fin es ayudar a las películas a ser descubiertas y obtener contratos para distribución. “Bajo estas reglas no podríamos estrenar nuestras películas a nivel mundial en la fecha programada como se ha hecho ya con cerca de 100 películas en estos años. Si hiciéramos eso, tendríamos que retener esa película de los subscriptores franceses por tres años debido a la ley francesa. Así que, nuestras películas no están calificadas para la competencia del festival de Cannes”. Comenta Sarandos. “Amamos el festival. Amamos la experiencia que viven nuestros directores y los amantes del cine. Pero Cannes ha decidido exaltar la distribución en vez del arte del cine. Nosotros somos 100% acerca del arte del cine”. Declaró en una entrevista para Variaty.

 

Además de este cambio en las reglas se añadió la prohibición de selfies y fotografías en la alfombra roja. Lo cual hace que las personas empiecen a percibir al festival como fuera de la modernidad, Fremaux ha dicho en sus comentarios cuando anunció este cambio que la historia del Internet y la historia de Cannes son dos caminos separados. Y probablemente lo son, pero el resto del mundo elige que sea acerca del futuro del cine en general. Pareciera que Cannes está eligiendo quedarse atascado en este punto de la historia.

 

Pero ¿dónde quedan entonces las películas con bajo presupuesto? ¿qué haces con una excelente película con bajo presupuesto que fue directamente lanzada en otra forma que no sea la sala de cine? Es un claro error excluir a Netflix, y cualquier otro streaming service que produzca peliculas, de esta competencia.

 

Parte del éxito de las peliculas en las plataforman on demand es el alza en el precio de los boletos de cine, los formatos en que las peliculas se muestran y se usan para justificar el aumento de estos precios, cada vez menos variedad de donde elegir y hasta la experiencia de asistir para encontarte con gente grosera, vulgar e irrespetuosa, inconcientes acerca de la demás personas a su alrededor, así como el personal y gerentes que se niegan a confrontar a dichos infractores (aún cuando se proyectan las reglas de correcto comportamiento antes de iniciar la proyección). En conjunto han convencido a posibles asistentes de elegir con mucho más cuidado que peliculas valen la pena ir a ver.

 

El futuro se dirige a un camino distinto al que señalan en el festival de Cannes y que desean que sea, especialmente cuando la linea entre la TV y las películas proyectadas en el cine sigue haciendose más difusa, incluso con el cambio en la forma en que las audiencias tienen acceso al contenido y la manera en que buscan disfrutarlo.

 

El mejor curso de acción en este caso, parece ser el cambio. Adaptarse o morir.

 

#HazMarketing

Version Digital NEO

Edicion 231