5º. Foro de la Calidad de la Salud

5º. Foro de la Calidad de la Salud

Como parte de los esfuerzos para mejorar la salud en el país, se realizó la quinta edición del Foro de Calidad 2018: Los retos presentes y futuros de la salud en México, impulsado por la sociedad civil, el cual contó con la participación de la Secretaría de Salud, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), Asociación ALE, la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM) y la Asociación de Fabricantes de Medicamentos de Libre Acceso (AFAMELA), quienes acompañados de expertos expusieron su visión respecto al contexto actual sobre la calidad, el acceso a la atención médica y tratamientos médicos.

El objetivo del Foro es impulsar estrategias que garanticen a los pacientes recibir un tratamiento adecuado y de calidad para atender su padecimiento, y de esta manera, garantizar un derecho básico constitucional que es la protección a la salud, lo que representa un reto para la próxima administración quien debe enfrentar los cambios epidemiológicos y situación actual de la población en México.

“Las enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) como la diabetes, las enfermedades cardiacas y las cerebrovasculares, la cirrosis y el cáncer dominan el panorama de la mortalidad, particularmente entre los adultos mayores de 40 años”, lo que resulta preocupante una vez que se trata de personas en etapa productiva. “La probabilidad de morir entre los 30 y los 70 años debido a las cuatro ENT principales es del 16%”, informa el Dr. Manuel Robles, miembro fundador de la Fundación Mexicana para pacientes Reumáticos, participante del Foro.

Durante el Foro, los expertos coincidieron que ante los cambios en la salud de los mexicanos hoy se necesita de un sistema de salud innovador, preventivo y capaz de responder ante las enfermedades que requieren de largos periodos de atención, al ser de progresión lenta, además de las complicaciones médicas derivadas de un mal seguimiento, debido a que se trata de padecimientos que pueden derivar en alguna discapacidad física, afectando los diferentes entornos del paciente, desde el económico hasta el familiar.

“Las enfermedades no transmisibles continúan representando un importante problema de salud pública en segmentos de la población con menor nivel socioeconómico o estilos de vida no saludables, y siguen siendo la principal demanda en las consultas externas. En este sentido, también resulta indispensable mejorar la atención médica, ya que 7 de cada 10 pacientes que acuden a consultas en el segundo nivel de atención, pudieron solucionarse en el primer contacto”, aseveró el Licenciado Carlos Castro, presidente ejecutivo de Asociación ALE I.A.P

En temas de salud pública es fundamental considerar el planteamiento de acciones específicas respecto a los costos por atención sanitaria derivados de una ECNT, ya que llegan a ser insostenibles por las familias provocando con ello la pérdida de su patrimonio derivado del gasto de bolsillo que implica[i], sin considerar el impacto en la productividad y el desarrollo del país.  

Actualmente México es el segundo país, perteneciente a la OCDE, con el mayor porcentaje en gasto de bolsillo, esto significa que hasta el 41% de los ingresos de los mexicanos son destinados para atender la salud.

“Se debe garantizar que cada persona reciba el medicamento adecuado, para que coadyuve a lograr el control de su padecimiento, y que esto no signifique que tenga que perder su patrimonio es una de las razones por las que hoy estamos aquí, para plantear acciones que permitan a las instituciones y gobiernos abordar la desigualdad que existe en el acceso a los servicios de salud y las personas puedan mantener el apego a su tratamiento”, comentó el Licenciado Carlos Castro durante su participación en el Foro de Calidad 2018: Los retos presentes y futuros de la salud en México.

En el encuentro, los expertos coincidieron que dentro de las prioridades se encuentra mantener la seguridad del paciente mediante el apego terapéutico al tratamiento, a fin de no poner en riesgo el control efectivo de la enfermedad; por lo que piden mantener una vigilancia permanente a los medicamentos para que los pacientes tengan confianza en ellos, siendo la farmacovigilancia, el primer paso para asegurar la calidad, seguridad y eficacia de los mismos.

A pesar de los esfuerzos en materia de farmacovigilancia, aún hay mucho por hacer ya que es necesario que, gobierno, academia, profesionales de salud y pacientes, aborden estrategias educativas para implementar el reporte de efectos adversos y una guía de nomenclatura que ayude a diferenciar un tratamiento innovador de uno equivalente.

Adicionalmente, expusieron que los expertos médicos deben prestar mayor atención y cuidado al cambiar un medicamento por otro, ya que la intercambiabilidad de éstos puede involucrar ciertos riesgos para el paciente por sus efectos. “Se han tenido casos en los cuales, después de tomar un biotecnológico, se le administra un biocomparable y no se obtiene el mismo efecto, ya que no funciona como equivalencia. De ahí que sustituir un medicamento por decisión administrativa y no médica pueda influir de manera negativa en la estabilidad del paciente”, concluyó el Dr. Manuel Robles San Román, miembro fundador de la Fundación Mexicana para pacientes Reumáticos.

En el Foro también se analizaron los avances en cuidados paliativos en nuestro país, reconocidos como un derecho humano, los cuales deben proporcionarse a través de servicios de salud integrados y centrados en la persona con especial atención a las necesidades y preferencias del paciente, por lo que los expertos señalan la importancia de que se incluya de manera integral en la cobertura universal del Sistema Nacional de Salud.

Los ponentes coincidieron que la necesidad de nuestro país de cuidados paliativos seguirá aumentando como consecuencia de la creciente carga que representan las enfermedades no transmisibles - no sólo las oncológicas-, así como del proceso de envejecimiento de la población.

A lo anterior es importante añadir que, a pesar de los avances, el acceso a medicamentos para el tratamiento del dolor sigue siendo restringido, ya que de acuerdo con la Comisión Lancet para el Acceso a Cuidados Paliativos y Alivio del dolor no existe cobertura de la tercera parte de los medicamentos que se requieren.

 

Version Digital NEO

Edicion 230