Amenidades modulares, la nueva tendencia en la Ciudad de México

Las necesidades de vivienda del habitante de la Ciudad de México son muy específicas y diferentes a las del resto del país. Su decisión de compra/renta se ve afectada por características únicas de la metrópoli, como lo son la densidad de población y las diferentes áreas de oportunidad en su planeación urbanística. Para el citadino de una de las ciudades más pobladas del mundo existen principalmente tres factores propios del inmueble que ayudan a determinar si vive ahí o no, estos son: ubicación, costo y amenidades para sus residentes.

A diferencia de otras ciudades donde esta decisión se ve influenciada por características como la seguridad, el espacio o el lujo, en la Ciudad de México, el individuo elije vivir en una zona cercana a su trabajo y lugares que se apeguen a su estilo de vida (gimnasios, parques, centros comerciales, etc.). Siendo la CDMX una de las entidades más caras para vivir en el país, sus habitantes buscan tener una vivienda a un precio accesible, que crezca un patrimonio tangible y que les permita invertir en los establecimientos cercanos a su departamento/casa.

La tendencia de combinar las amenidades que tiene un inmueble con las que ofrece la zona donde se ubica, va en aumento entre los habitantes de la CD.MX. Estos espacios que sirven como características adicionales a las que brinda un edificio/fraccionamiento, se denominan amenidades modulares.

“El término modular ha ganado mucha popularidad en los últimos años debido a que se ha utilizado en la industria de los smartphones. En tecnología, se plantea la mejora de la función de un producto (como puede ser la cámara del celular) a través de la integración de un “módulo” o accesorio independiente.  En el caso del sector inmobiliario esto ha sido lo mismo. Los edificios mejoran su oferta de amenidades a través de su ubicación en la ciudad y los establecimientos que se encuentran en la misma. Esta tendencia comienza a generar fuerza en 2013 y continua creciendo hasta la fecha”, expresó Luis de la Vega, director de proyectos de la plataforma de inversión y desarrollo inmobiliario MIRA

Las inmobiliarias más importantes del país han incorporado este conocimiento del mercado de la CDMX a la planeación de sus complejos, resultando en la creación de desarrollos de usos mixtos. Este tipo de viviendas que además de ofrecer amenidades de lujo dentro de sus torres residenciales, suman amenidades modulares agrupadas en pequeños centros comerciales y oficinas dentro de su mismo terreno.

Las colonias que más plusvalía alcanzaron en estos últimos años son aquellas que recibieron la llegada de estos desarrollos de usos mixtos. Las amenidades “à la carte” que ofrecen este tipo de lugares, han hecho más atractiva la zona y la oferta de viviendas dentro de la misma. El ejemplo más claro de este crecimiento es el de Nuevo Polanco. Este punto de referencia en la ciudad prospecta construcciones modernas como Cuadrante Polanco, un espacio que contará con torres residenciales, oficinas y algunos establecimientos que buscan sumar amenidades modulares para sus residentes.

Esta tendencia ya comienza a permear en otras ciudades del país, cuyo crecimiento desmesurado está obligando a la gente a basar su decisión de compra en los mismos tres factores que los habitantes de la Ciudad de México. Algunos ejemplos de ciudades que están adoptando este comportamiento son: Guadalajara, Monterrey, Puebla y Querétaro.

Rate this article: 
No votes yet