Reducción de confianza del consumidor en el 2º trimestre 2016

México es el segundo país de Latinoamérica con una disminución mayor de la confianza del consumidor, al caer tres puntos durante el segundo trimestre de 2016, en el índice reportado por el más reciente Estudio Global de Nielsen, agencia de inteligencia de mercados, al pasar de 86 a 83 puntos. Con esto se registra la segunda caída más relevante de la región, sólo detrás de Argentina y en contraste con Perú, donde la confianza incrementó en 11 puntos (91 a 102 puntos).

Esta investigación también revela la creciente desconfianza de los consumidores mexicanos por encontrar un empleo en los próximos 12 meses y una continua percepción de recesión, así como las dificultades económicas durante los últimos 15 meses influyeron en el resultado. 52% de los mexicanos encuestados consideraron que las posibilidades de encontrar un nuevo empleo no son tan buenas y al menos 23% consideró que son malas, cifras superiores a lo reflejado al principio de este año de 51 y 20% respectivamente.

Durante este trimestre la percepción de recesión económica en el país aún invade al 82% de los encuestados, de los cuales sólo el 12% considera que la economía saldrá de esta situación en los próximos 12 meses, cifra 3% menor en comparación con el primer trimestre del año.

 “La disminución en la confianza del consumidor mexicano se ha visto influenciada por la percepción de estos sobre la situación económica y el empleo en el país”, afirmó Armando Uriegas, director general de Nielsen México. “Fabricantes y empresas deben mantenerse al pendiente de las necesidades de los consumidores en los próximos meses y entender las acciones que estos toman para ahorrar dinero, con la finalidad de que el consumo se mantenga estable y el cierre de 2016 sea exitoso para todos”.

Confianza para realizar compras se mantiene baja.

52% de los encuestados en México considera que no es un muy buen momento para comprar cosas que se desean o necesitan y 17% piensa que es un mal momento. Por ello, los resultados señalan también que 76% de los consumidores han tenido que realizar cambios en sus hábitos de consumo para generar ahorros.

Los cambios de hábitos más comunes son: comprar productos de marcas más económicas (46%), dejar de comprar comida para llevar (45%), ahorrar en el uso de electricidad y gas en el hogar (41%) y cortar el entretenimiento fuera de casa (39%).

Y aunque la economía mejore, 31% de los encuestados seguirá buscando hacer ahorros en consumo de electricidad y gas, 30% seguirá dejando de comprar comida para llevar y 30% continuará comprando productos más baratos.

49% de los encuestados destinan al ahorro los recursos que quedan después de garantizar los gastos básicos, 31% al entretenimiento y sólo 30% lo dedica a pagar sus deudas.

Version Digital NEO

NEO Octubre