El Shopper 5.0

shopper5.0
Por TZIDO SUN / Shutterstock

La irrupción de la tecnología y de nuevas herramientas digitales y dispositivos portátiles ha producido un fenómeno cuya repercusión se nota principalmente en  los nuevos hábitos de los consumidores, pues se han generado nuevos momentos de consumo y se han transformado los existentes, lo cual, a su vez, ha dado origen a un nuevo perfil de consumidor, el cual tiene la peculiaridad de romper las barreras entre el mundo online y offline, pues se desenvuelve indistintamente en ambos.

Algunos expertos han clasificado a estos consumidores como el Shopper 5.0, el cual se distingue de otros porque se informa sobre marcas y productos, compara precios y decide lo que va a adquirir con anticipación, ya sea en línea o en tienda física. Estos clientes buscan la simplicidad en los procesos de compra a través de las nuevas tecnologías, pero al mismo tiempo están dispuestos a invertir tiempo de ocio en las tiendas físicas para aprovecharse de sus ventajas como, por ejemplo, la posibilidad de ver los productos in situ.

Así como las nuevas tecnologías facilitan las decisiones de compra del consumidor, también son de gran ayuda para los establecimientos. Las interacciones del nuevo consumidor generan millones de datos que los comercios pueden aprovechar para mejorar la experiencia de compra, independientemente de si cuentan con una tienda en línea o física: “El consumidor ya no está esperando que le hablemos, si no que le ofrezcamos algo que resuelva su necesidad; como canal de venta se debe estar ahí, ser útil y rápido”, aseguró Cristina Giraldo, country manager de Tiendeo México.

Al conocer las necesidades y preferencias del consumidor, los establecimientos pueden diseñar estrategias que les permitan mantenerse competitivos en el mercado, entre ellas la importancia de dar un paso más en la omnicanalidad, escenario actual que conduce a los retailers y marcas a una búsqueda continua de la optimización de sus estrategias de marketing, sobre todo digitales. Sin olvidar la generación de nuevas experiencias al integrar las marcas en tienda, para convertirlas en algo más que un espacio en el que adquirir productos.

La experta en comportamiento del consumidor destacó la importancia que tiene la inteligencia de datos para los retailers y cómo ésta les permitirá diferenciarse ante los consumidores, así como las tendencias que permitirán a los establecimientos mantenerse vigentes al evolucionar junto con los consumidores para conectar con ellos, fidelizarlos y aumentar los porcentajes de conversión.

Version Digital NEO

NEO edición 243