10 tendencias en reputación para 2019

Reputacion
Por one photo / Shutterstock

En 2019, la reputación será uno de los principales temas para las marcas, pues durante 2018 diversas empresas se vieron envueltas en escándalos que afectaron su imagen ante el público, como fue el caso de Facebook y la filtración de datos o Volkswagen y los descubrimientos sobre las falsas pruebas de emisiones.

En este contexto, el Instituto de la Reputación considera que existen 10 macrotendencias que serán guía para el próximo año y definirán el enfoque que las empresas deben tomar en cuanto a sus bienes intangibles:

Los millennials siguen siendo importantes: esta generación es clave para impulsar la buena reputación de las empresas, pues representan una gran parte de la población y son uno de los principales grupos de consumidores. Asimismo, su indulgencia activa en las redes sociales, el uso frecuente de dispositivos móviles y su creencia en la responsabilidad social los hace altamente influyentes en la configuración de los valores corporativos y la innovación.

Crece influencia de Twitter: el adictivo tweeting del recién elegido presidente Donald Trump y la voluntad de compartir comentarios políticos provocativos que no han sido filtrados son un síntoma de una nueva dinámica de influencia de contenido por medio de esta red social.

La cultura en el lugar de trabajo es cada vez más importante: las nuevas generaciones de empleados están más enfocados en cómo una empresa puede cumplir con su equilibrio de vida y trabajo. Es más probable que el potencial para atraer y mantener a los empleados de elección esté determinado por los beneficios intangibles, como el entorno laboral, las horas de trabajo flexibles y los valores organizacionales.

Narrativa cultural de los avances en igualdad de género: las acusaciones sexuales asociadas a compañías y el apoyo respecto a la igualdad salarial entre los géneros son temas más evidentes y que interesan a la sociedad, por lo que su cumplimiento incide en la reputación de las empresas.

Las precauciones de seguridad cibernética son una necesidad: la falta de una gestión efectiva de la crisis puede ser devastadora para la reputación de su empresa, por lo que se deben establecer planes efectivos de comunicación de crisis de manera proactiva.

Atender las fake news: el riesgo de las noticias falsas se convierte en un peligro claro y presente para todas las empresas, pues la velocidad de la información y la viralización de contenidos se pueden convertir en una crisis, sobre todo cuando el jurado se encuentra entre el público en general y se cuestiona la credibilidad de los principales medios de comunicación.

Las corporaciones están encontrando un propósito más alto: un propósito que trasciende la organización produce mayor reputación, y esto se traduce en mayores ganancias. Las empresas sin propósito tienen menos probabilidades de ganarse los corazones y las mentes de los consumidores potenciales, y están inhibidas para tener más éxito.

Los influyentes cotidianos continúan creciendo: con niveles medios de educación y el poder de influencia a través de la palabra, tanto de boca a boca como en las redes sociales, un microinfluencer es una persona que puede tener un impacto extraordinario en la reputación de las empresas.

El debate continúa entre el nacionalismo y la mundialización: hay una tensión cultural entre el nacionalismo frente a la mundialización, pues el atractivo de la compañía multinacional está disminuyendo. La ventaja del país de origen y el poder de ser una empresa patriótica y nacionalista crea nuevas oportunidades y desafíos.

La participación del CEO es una prioridad: Las audiencias están mirando más allá del gobierno y han aumentado las expectativas de las compañías y su disposición a tomar una posición sobre los problemas sociales. Esto eleva el nivel de los CEO, quienes son más propensos a ser respetados, confiados y seguidos si muestran tener conciencia moral.

 

Version Digital NEO

NEO Octubre