Prevención del cáncer posible en 4 de cada 10 casos

Prevención del cáncer posible en 4 de cada 10 casos
Imagen: sebra para Shutterstock

 

El 4 de febrero se celebró el Día Mundial de la Lucha contra el cáncer. En el marco de la conmemoración de esta lucha, la Secretaría de Salud, a través de la dra. Nancy Reynoso Noverón, encargada del Programa Integral de Prevención y Control de Cáncer en México (PIPCCM), del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), difunde que la prevención del mal es posible hasta en cuatro de cada 10 casos.

La especialista puntualizó que el 30% de los pacientes que no cuentan con seguridad social pero que son diagnosticados oportunamente en las unidades médicas del sector salud, salvan la vida.

Del 2007 a la fecha, la mastografía --una estrategia costo-efectiva en mujeres de 50 años-- logró la supervivencia de más de cinco años en el 80% de los padecimientos detectados en el INCan, mientras en cáncer de próstata, fue de entre el 60 y 70%, dice Reynoso Noverón.

En México, dentro de las enfermedades no transmisibles, el cáncer es la tercera causa de muerte, con una incidencia alta en la población económicamente activa --entre 40 y 50 años--, lo que causa una pérdida de productividad pronosticada en los 70 mil millones de pesos por incapacidad y por el aumento prematuro de los tumores malignos en pacientes jóvenes, dijo Reynoso Noverón.

Para 2020, se estima que los casos de cáncer, derivados de los factores de riesgo como estilos de vida poco saludables y el envejecimiento de la población, podrían alcanzar la cifra de 1.2 millones de personas.

Por su parte, Luis Alonso Herrera, director de Investigación del INCan, apunta que el cáncer --por ser una enfermedad crónica degenerativa-- tiene un alto impacto psicológico, social y económico, de ahí la necesidad de impulsar políticas públicas que permitan un adecuado control de la enfermedad con calidad de vida.

Con estas acciones se podrían ejecutar con éxito programas como el PIPCCM, propuesta interinstitucional que considera en su esquema de manejo de la enfermedad, a los factores de riesgo conocidos, la detección temprana, el tratamiento, los cuidados paliativos y la rehabilitación del paciente, dijo.

Herrera Montalvo subraya que, en el área de investigación, la prioridad es mejorar los tratamientos oncológicos para que los pacientes supervivientes tengan una mejor calidad de vida, y a sus familias proporcionarles la educación e información adecuada sobre el cáncer.

Version Digital NEO

NEO junio