Google busca limpiar su ecosistema digital de anuncios

De acuerdo con Google, en el último año, se eliminaron 2300 millones de anuncios de mala calidad con el fin de convertir su plataforma en un entorno más amigable con los anuncios y anunciantes.


Google busca limpiar su ecosistema digital de anuncios
Fotografía por pixinoo / Shutterstock

La publicidad digital cada año se vuelve más relevante para las compañías en todo el mundo.

De hecho, el presupuesto publicitario dedicado a estas áreas cada vez crece con mayor notoriedad.

Como ejemplo se tiene a EUA, un mercado en el que, durante 2018, la inversión publicitaria en medios tradicionales y digitales era casi proporcional, según cifras de eMarketer, pues se encontraban separadas por US$6.20 millardos a favor de los medios tradicionales.

En tal año, las marcas destinaron US$114.84 millardos en publicidad tradicional y US$108.64 millardos en publicidad online. Sin embargo, se prevé que para 2019 el panorama cambie, y sea el primer año en el que la inversión en medios digitales sea mayor.

Dada la importancia que han adquirido los canales digitales han surgido nuevos retos y problemáticas, pues las marcas esperan que sus anuncios sean realmente vistos y no se vuelvan víctimas de fraude.

Asimismo, esperan que estos mensajes se coloquen en espacios relevantes para una determinada audiencia y no cerca de contenidos malintencionados, discriminatorios o que fomenten alguna actividad dañina para las personas.

Por ello los responsables de las áreas de marketing y publicidad cada vez se vuelven más observadores con las plataformas o entornos en donde serán exhibidas sus ejecuciones.

Actualmente, las plataformas preponderantes en la industria son Google y Facebook, de las cuales se espera que en 2019 acaparen un 60% del ecosistema digital publicitario.

Sin embargo, una de ellas atraviesa por un momento crítico con sus anunciantes, debido a un problema reciente relacionado con contenidos que atentan contra la seguridad de las marcas.

El parásito que ataca a Google
En febrero pasado, se dio a conocer que en YouTube (red social propiedad de Google) existía un cúmulo de contenidos que era aprovechado por redes pederastas dentro de la plataforma. Además, se dio a conocer que los responsables de propagar esta clase de contenido obtenían beneficios monetarios a partir de los videos.


Brand Safety para blindar tu marca en YouTube


Este suceso desencadenó una serie de reacciones negativas por parte de los anunciantes quienes consideraron que era inapropiado que se vinculara a su marca con tal contenido.

En búsqueda de un ecosistema de anunciantes saludable
Como respuesta ante esta problemática, Google recurrió a un comunicado para dar a conocer algunas de las acciones que ha implementado (en el pasado reciente) y otras que están por lanzar para procurar un entorno digital amigable con las marcas.

Entre los principales contenidos inadecuados que se están combatiendo se encuentran las fake news, pues generan desinformación y confusión entre las personas.


“Retiramos más de 81 000 páginas de nuestra red de anuncios por violaciones de políticas de contenido malicioso, tergiversado o de mala calidad”, Google.


Para evitar que continúe la presencia de anuncios en sitios de baja calidad, Google optará por colocar los mensajes publicitarios solo en sitios premium con contenido confiable y relevante, es decir, sitios con buena reputación e información verídica.

Otras de las acciones emprendidas por Google fue la creación de nuevas políticas: 31 para nuevos anunciantes y 13 para nuevos editores, que tienen el objetivo de combatir las amenazas digitales a las que se enfrentan sus anunciantes.

De igual manera, se han realizado esfuerzos por identificar a las personas detrás de los anuncios de mala calidad y contenido malintencionado para evitar que este prolifere.

Para ejecutar dichos esfuerzos se recurrieron a soluciones de aprendizaje automático, gracias a lo cual, según Google, se pudo identificar y suspender casi un millón de cuentas de anunciantes que eran una amenaza.

Según Google, esta medida les permite identificar el origen de los anuncios de mala calidad y a proteger mejor a los usuarios, pues bloquean la cuenta de raíz.


“En 2018, eliminamos anuncios de aproximadamente 1.2 millones de páginas, más de 22 000 aplicaciones y cerca de 15 000 sitios de nuestra red de anuncios por violaciones de políticas de contenido malicioso, tergiversado o de mala calidad”, Google


De igual manera, aprovecharon para anunciar que el próximo mes lanzarán un nuevo Administrador de Políticas en Google Ads que ofrecerá consejos sobre los errores comunes que infringen las políticas para ayudar a los anunciantes y facilitar la creación y lanzamiento, de anuncios.

Incluso, para Latinoamérica estarán disponibles una serie de videos que explican cuál contenido es válido y cumple con las políticas de Google.

En el mismo comunicado liberado, Google indicó que en 2019, mantendrán su esfuerzo por proteger a sus usuarios y habilitar un ecosistema de publicidad seguro, que funcione bien para los anunciantes y editores legítimos.

Version Digital NEO

NEO junio