Un dulce sabor a infancia

La nostalgia es una de las emociones que más tenemos cuando se trata de la infancia: los lugares que recorrimos, las personas de esa época y hasta los sabores que probamos. Al respecto de este último tema, platicamos con José Medina Flores, director general de Deiman, empresa que cuenta con productos para saborizar y colorear los alimentos, que tienen entre sus líneas más exitosas el saborizante a grosella y algunos clásicos infaltables en la repostería, como la vainilla.

Grosella

A decir de José Medina Flores la evolución de Deiman los ha llevado a tener su catálogo también para venta en línea, una estrategia que les ha sido muy provechosa, sobre todo para el mercado de Estados Unidos. Flores comenta que, tradicionalmente, las personas que vivían en Estados Unidos buscaban el sabor típico de su infancia, por lo que acudían a la frontera para obtener colorantes y saborizantes para tamales, jericayas, atoles, dulces típicos: "como se puso más estricto el tema de las fronteras, nosotros adquirimos una certificación para poder exportar", con esta acción estratégica Deiman dio un paso adelante para lograr llevar los sabores de la infancia más allá de la frontera para los mexicanos que viven en Estados Unidos: "pusimos un centro allá en el Paso, no sabíamos que era un mercado tan grande" actualmente la empresa cuenta con la posibilidad de vender sus colorantes y saborizantes con los permisos y regulaciones necesarias, lo que representa una garantía de sabor y calidad para sus leales consumidores.


"El enfoque que hemos tenido siempre es apoyar a la mircro empresa o al pequeño productor para que con bases sólidas, que empiece un negocio controlando las cualidades de su producto para el gusto del consumidor y tenga un buen retorno de su inversión. Eso lo hacemos de varias maneras, una es a través las redes sociales, otra es con cursos de las personas que quieren abrir una empresa de confitería o pasteles, como un ingreso adicional al que tiene"


Medina Flores menciona que en México casi la mitad de la población es económicamente activa y Deiman se preocupa por la investigación de sabores, tendencias, productos de moda que ayuden a fidelizar a los clientes finales: "les ofrecemos videos, nuestra página de Internet y a veces hacemos alianzas con nuestros distribuidores para tener cursos presenciales"

Deiman también está presente en Expos y Reuniones de la industria panadera y confitera, ya que algunos de sus clientes más leales son panaderías de barrio y personas que elaboran pan de feria, gelatina y dulces típicos: "son clientes que usan sabores muy tradicionales ya que como consumidores de este tipo de productos no buscamos variedades o combinaciones".

El directivo comentó que, efectivamente hay un auge de opciones saludables, reducidas en grasa o reducidas en azúcar: "ahí nosotros intervenimos en que el sabor del producto sea mejor o lo más agradable posible y enterando a nuestros clientes de las tendencias que se usan, como el té verde (matcha) o el otcha en bebidas, panadería y dulces. También el uso de productos como camote o taro, que tienen un sabor particular y representa una innovación. Otra tendencia son los sabores de origen natural, como los extractos, colorantes y aditivos naturales"

El producto que más vende Deiman es la vainilla: "es nuestra estrella. También vendemos mucha grosella, un producto del que tenemos una fórmula propia y tradicional. Otros sabores importantes del catálogo son la nuez, el limón y el coco: "son productos que vendemos mucho: no solo para helados u bebidas, si no para otros ramos de la repostería", concluyó.

Version Digital NEO

NEO septiembre