Farándula empresarial

Según la 6° ley del poder de Robert Greene, es necesario “Llamar la atención a cualquier precio” para que de esa forma puedas estar presente en la mente de las personas. Colocarse por encima de otras marcas es una de las principales funciones de la mercadotecnia, sin embargo debemos saber hasta qué punto es bueno llamar la atención sin perjudicar la reputación de la marca o de lo contrario correremos el riesgo de desaparecer frente a campañas de desprestigio.

Fire
Imagen: Pixabay

Gracias a las redes sociales, cuando hablamos de llamar la atención hablamos de montar un espectáculo tipo Barnum & Bayleys con una marcada falta de neutralidad frente a temas de interés común, con el único fin de dividir la opinión de nuestras audiencias. La fotografía de una pareja de enamorados tomando café puede provocar que bajen las ventas de cualquier cafetería, si no se aclara que los popotes de la imagen están hechos de materiales biodegradables.

Como seres humanos, queremos pertenecer siempre a un grupo social que posea características con las cuales nos identifiquemos. Siempre debemos buscar que las personas identifiquen estos rasgos a través de nuestros productos, ahí es donde se genera el engagement de marca que todos buscan alcanzar.

Para entender mejor este efecto, piensa por un momento  en todas las películas que has visto a lo largo de tu vida; seguramente recordarás la última que viste, la que más miedo te causó, la más aburrida, la más controversial, tu favorita o la que marcó una parte de tu vida, pero ¿Qué sucede con las otras que has visto? No causaron el impacto suficiente para sobresalir en medio de tanta competencia y seguramente las has olvidado porque dejaron de generar contenido para ti.

Antes de desarrollar cualquier tipo de estrategia es necesario saber hasta dónde queremos llegar y qué tipo de diálogo queremos establecer con nuestro público. No basta con establecer una postura, es necesario contar con la evidencia suficiente que respalde aquello que defendemos en nuestro entorno actual, a través de la cual podamos seguir generando contenido que mantenga un sentimiento de expectativa en nuestros clientes.

“Cualquiera puede llamar la atención, pero pocos viven en la mente del consumidor”

Version Digital NEO

NEO mayo