La era del “emocracy”: cuando las emociones influyen en las decisiones

Hace mucho que la toma de decisiones de los consumidores no solo se concentra en el precio, la calidad o el reconocimiento que tiene una marca. Los consumidores de ahora rigen sus decisiones, principalmente, a través de emociones; aunque sin dejar de lado totalmente la parte racional.

sonrisa

De acuerdo con ello, Ricardo Ortiz, vicepresidente del Grupo Mayo, asegura desde su experiencia, que las campañas de marketing y de publicidad buscan apelar a las emociones porque los nuevos públicos así lo demandan. “Podríamos decir que en la actualidad vivimos en una “emocracia”; es decir, tomamos decisiones de compra basados en cómo algo nos hace sentir o nos impacta”, explica.

El término “emocracia”, resulta del inglés emocracy y nace de la fusión de dos palabras inglesas democracy (democracia) y emotion (emoción). Esta palabra se ha extendido al campo de la publicidad y el marketing; y refiere al público que se deja llevar más por el aspecto emocional que por el racional. Actualmente, estos públicos están preparados para captar de manera más inmediata los mensajes que despiertan emoción.

Bajo esta interpretación, Ortiz expone que, si bien en una estrategia se debe considerar el factor emotivo, no puede hacerse de una manera aislada. “Se tiene que conocer el comportamiento del público al que uno se dirige”, afirma.

Los especialistas en publicidad se deben colocar en la mente del consumidor y descifrar qué es lo que quiere, cómo y cuándo lo quiere. Cuando eso se tiene claro, el mensaje debe adaptarse, mostrarse potente; sin necesidad de ser agresivo o repetitivo. El factor determinante radica en la forma cómo ayudas a tu público y cómo lo haces sentir.

Cuando las compañías, empresas y organizaciones interiorizan la manera en que el público se mueve y muestra sus preferencias, entienden también que el trabajo se vuelve complejo y volátil; y en este escenario es difícil establecer líneas divisorias. Por ello, un aliado estratégico que conozca del mercado y enfoque su mirada en lo que el público espera resulta totalmente trascendental.


“A través de una estrategia 360 siempre buscamos conectar con las audiencias de una manera sostenida, trabajando historias de impacto con un storytelling convincente o brindando información importante a través del contenido de marca, solo así lograremos consolidar el mensaje: sencillo, contundente y bien dirigido, que redunde en el crecimiento de nuestras marcas”

Ricardo Ortiz.


Finalmente, podría decirse que el emocracy es una tendencia que indica que el público se está comportando diferente y que prioriza la forma cómo se siente e identifica. Además, es una forma de retar a los equipos en las agencias de publicidad para que realicen campañas cada vez más atractivas, que impacten a las audiencias y puedan incluirlas en un propósito más grande.

Version Digital NEO

NEO edición #245