Consumidores van de lo ecofriendly a lo ecosensible

¿Has notado que cada vez existen más productos amigables con el medioambiente? Esto se debe a que las marcas y compradores se han percatado de la relevancia del consumo responsable, a tal grado que cada vez son más sensibles con el tema.


Consumidores van de lo ecofriendly a lo ecosensible
Fotografía por Toa Heftiba on Unsplash

Por: Mtra. Martha Elizalde Durán, académica y consultora de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México

Desde hace unos años, palabras como “eco”, “bio”, “sostenible”, “vegan”, “orgánico”, “non-toxic” o “plastic-free” han inundado nuestro día a día, apareciendo en los envases de los alimentos que consumimos, las cremas que nos ponemos, la ropa con la que nos vestimos, los detergente o jabones, el transporte o incluso los alojamientos turísticos que disfrutamos.

De alguna forma, todo este mundo "verde" se ha convertido en tendencia. ¿Te preguntas por qué? En primer lugar, porque es necesario.

Tras décadas de un consumo sin igual en toda nuestra historia, y con las puertas abiertas a un evidente cambio climático, pequeñas iniciativas de todo el mundo han empezado a involucrarse en una producción y consumo eco-friendly, lo que implica que los productos sean obtenidos mediante modelos de producción, empaque y distribución respetuosos con el planeta.


Corona anuncia campaña para reciclar vidrio

Turistas quieren viajes sostenibles: Booking


Poco a poco, la población se está viendo envuelta en un cambio de consciencia.

Hace veinte años, por ejemplo, no sabíamos bien lo que era reciclarAhora no solo sabemos perfectamente la función de los contenedores verde, azul y amarillo, sino que muchos evitamos ese consumo masificado, especialmente, cuando el entorno nos brinda alternativas responsables.

En los últimos dos años, se ha percibido que además del cambio de conciencia estamos “ecosensibles”, demasiado expuestos a lo que está pasando, opinando, impulsando iniciativas o reuniéndose con personas que están igual. Se considera que estamos transitando de lo “eco-friendly” a lo “ecosensible”.

Si la “ecosensibilidad” lleva a un cambio de conciencia tendrá una salida beneficiosa, pero si lleva a la crítica, ataque o pesimismo sin acciones concretas desde todos los niveles, posiblemente caeremos en un círculo sin salida.

Sin duda hay que aprovechar esta sensibilidad y su impacto en la mercadotecnia social, en cada vez más colectivos, para impulsar tantas acciones necesarias y contundentes.

Version Digital NEO

NEO Octubre