Insurtech: agregar tecnología al mercado asegurador

Por Iraham Saldaña, Head of Digital Chubb Seguros México

Insurtech es un término que se origina de las palabras «seguros» y «tecnología», que se utliza para designar a un nuevo y creciente tipo de negocio, lo que abre un mundo de posibilidades para todos los agentes, brokers y empresas del ramo asegurador.

Ecommerce

Si bien la mayoría de las empresas aseguradoras están compitiendo día a día con base a un precio, los consumidores estamos más enfocados en detectar qué empresas están aportando valor a la compra. Esto emplaza a las aseguradoras a generar innovación y proponer en el mercado nuevas y mejores opciones para acercar los productos a los diferentes nichos que existe en el mercado.

Si lo comparamos a nivel mundial, la penetración de seguros en América Latina es baja. Este fenómeno se explica en la falta de cultura de prevención, lo que juega un papel importante para conquistar el mercado.

En el mundo de los seguros, esto da paso a que pequeñas empresas estén enfocadas en esta especialización que resulta en mejorar el valor percibido por los clientes.

Si bien el mercado está observando los primeros intentos de contar con más productos innovadores, aún se encuentra en una etapa temprana. Por otro lado, vemos Insurtechs que quieren conectar con el mercado ofreciendo propuestas innovadoras mediante el producto o el canal que comercializan.

Algunos ejemplos de los productos innovadores ofertados son el pago por kilómetro (lo que viene a cambiar el modelo de negocio de las aseguradoras tradicionales), la protección de los electrónicos, y el seguro de salud personalizada, soluciones modulares de acuerdo a las necesidades del estilo y etapa de vida del usuario.

En ese sentido, existen tres características que impactan en la decisión de los clientes al momento de contratar un seguro:

  1. La innovación del producto, modelo de negocio y cómo esta empresa aporta valor a la vida del consumidor
  2. La personalización del producto y de la comunicación, lo que se traduce en cómo empata con la cultura del cliente
  3. La flexibilidad y comprensión de las necesidades del cliente al momento de hacer uso del seguro

Cuando un posible cliente busca y compra productos de seguros en digital, está buscando experiencias. Los grandes retailers tecnológicos han educado al usuario de tal forma que éste no se conforma con una sola experiencia, sino que busca atención y soluciones inmediatamente.

En el caso de las Insurtech en América Latina y el mundo, el camino es ganar o aprender, pero no de perder; cualquier intento fallido nos llevará a otra propuesta que definitivamente vendrá nutrida de ese fracaso.

Hemos visto el nacimiento de las empresas enfocadas en datos. El mundo asegurador no está exento de esta tendencia: si bien los datos provienen de fuentes internas, estos se complementan con la data externa para nutrir el modelo de negocio, con la finalidad de ofrecer mejores productos a los consumidores.

Asimismo, para las Insurtech el tema de la Inteligencia Artificial se vuelve un factor de decisivo para el negocio. Permanecer indiferente a su desarrolo implica que las aseguradoras pierdan competitividad en los próximos 2 ó 3 años. Esto se verá traducido en un mejor diseño de productos, mejor atención de siniestros y en la personalización de la oferta.

En general, las Insurtech están centradas en los clientes para maximizar la satisfacción y la lealtad de éstos. La expectativa de los clientes ha evolucionado y hoy son quienes tienen el poder, son poco fieles y  bajan la rentabilidad a las empresas.  Esto nos lleva a buscar nuevos modelos de negocio que empaten con el mercado.

Si bien la adopción de la tecnología es un desafío para el mercado asegurador, por sí sola no va funcionar si las compañías no cuentan con una cultura interna. Se requiere empleados digitales que conecten con el consumidor.

Aún estamos lejos de que el mercado de la región llegue a su tope en la compra de seguros y la evolución de la industria aseguradora debe de venir acompañada de la adopción de las nuevas tecnologías. Aseguradoras, agentes, brokers, reguladores y sobre todo del principal actor, el cliente, deben adaptarse y aprender rápido para participar en el juego del futuro.

 

Version Digital NEO

NEO septiembre