Fanky: jóvenes, flexibles y dispuestos a ganar

Platicamos con Iván Zimmermann y Benjamín Tornquist, los fundadores de la Agencia argentina Fanky, sobre lo que les depara el futuro, sus planes en el presente y todas esas cosas del pasado que los pusieron en este camino: fundar una agencia independiente con miras a adaptarse rápido y aprender "con la velocidad de Neo, el de Matrix”.

Fanky

 

¿Qué marcas ya han confiado en ustedes?

 

Como creativos, tanto en agencias como en forma independiente, tuvimos la suerte de trabajar para marcas de prácticamente todos los rubros, y eso nos dio la cintura para adaptarnos más fácilmente a los proyectos que surgen. El tema es que, al entrar y salir, tenés que convertirte en un experto de un día para el otro. A veces nos sentimos como Neo en Matrix cuando lo enchufan a una máquina y aprende Kung Fu en unos segundos. Pero eso también hace que aportemos ideas más frescas, menos contaminadas y lleguemos a lugares distintos, por eso también nos llaman.


¿Qué metodología emplean para su nueva empresa?

 

La verdad es que trabajamos más que nunca. Uno es su peor jefe y cuesta mucho saber cuándo parar. Cuando sos independiente es muy importante tener disciplina. Nos juntamos todos los días, tenemos horarios, nos repartimos tareas. Además de tener muchas más responsabilidades, uno es creativo pero también cuentas, productor y hasta departamento de finanzas. Pero lo bueno es que no parás de aprender y sentir que crecés profesionalmente. Tampoco es que cambiamos nuestra filosofía de trabajo, le seguimos poniendo las mismas ganas y sudor que cuando trabajábamos fijos en agencias. La camiseta que hay que tener puesta siempre es la de uno, y se van a beneficiar agencias y clientes por igual. Es la mejor motivación que uno puede tener.


¿Cómo integran diferentes disciplinas del marketing, hoy que todos los clientes están buscando soluciones integradas?

 

En estos años conocimos a gente freelance muy talentosa de distintas áreas de la comunicación, y los llamamos para armar equipos cuando hay un proyecto puntual.

 

Hace unos años nos pedían un comercial y su amplificación. Hoy nos piden “una idea”. Y es un desafío más interesante, porque puede ser desde un tweet, hasta una activación con gamers o una serie.

 

Esto nos obliga a saber qué se está haciendo y qué se puede hacer en todos los formatos digitales, y a tener aliados en nuestro equipo que puedan desarrollarlo.

 

En definitiva, es encontrar el mejor medio para que una campaña haga ruido.

Los insights siguen siendo nuestra mejor fuente para buscar ideas que lleguen al consumidor, sólo que ahora los encontramos en lugares rarísimos, como un comentario de Instagram o una review de app store.

 

¿Qué les hizo decidir dejar grandes agencias y emprender por su cuenta?

 

Antes de tomar la decisión hablamos con muchos colegas y referentes que nos dijeron “va por ahí”. Y es real que hay una tendencia que va hacia agilizar y ser flexibles, armar y desarmar equipos por proyecto. Es un win win para clientes que no pueden mantener fees grandes, para agencias que quieren contratar talento sin asumir un costo fijo, y para los creativos que se pueden dedicar 100% a un proyecto sin el día a día de una agencia.


¿Qué les gustaría que pasara con Fanky, si se pueden permitir soñar, ¿qué les gustaría ver en 5 o 10 años respecto a este proyecto que arranca? 

 

En 10 años nos gustaría estar adaptados a la época, como sentimos que estamos haciendo ahora. Y ojalá se confirme que la creatividad iba para ahí: a estructuras mínimas flexibles que puedan ofrecer un servicio integral de creatividad in and out.

 

En cuanto a nosotros, queremos poder seguir haciendo lo que más nos gusta que es pensar ideas, en cualquier formato.

 

Hace 10 años no sabíamos qué iba a pasar en el futuro y hoy estamos acá. En 10 años tampoco sabemos qué va a pasar, pero tenemos la energía y la capacidad para adaptarnos. ¡A por ello!

 

Version Digital NEO

NEO edición 243