Mejores políticas públicas para combatir la obesidad mexicana

Inicia el año, y con ello nuevos propósitos a cumplir. Aprender más idiomas, herramientas digitales u otros temas, así como bajar de peso, son algunos de los objetivos que tienden a estar presentes en las metas a alcanzar en los próximos 365 días.


Mejores políticas públicas para combatir la obesidad mexicana
Imagen de Yuriy Maksymiv

En este escenario, la reducción de peso también incide en el problema de salud pública, que es la obesidad.

 

En México la obesidad es un problema muy severo, un tema ético y económico, que está afectando la esperanza de vida de los mexicanos. En prospectiva se reducirán 4 años, en las próximos 30 años. Adicionalmente, comentó el representante de OCDE, que existe una reducción del PIB en México del 5.3% a causa de la obesidad, en comparación con el resto de sus países miembros que pierden un 3.3%. Al respecto Ernesto Acevedo, Subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, declaró que el porcentaje de reducción del 5.3% del PIB equivale a MN$ 1.3 millardos, lo cual es dramático e inaceptable para la economía de México. Esa cantidad, es superior al presupuesto del ISSSTE e IMSS juntos y diez veces más grande al de la Secretaria de Salud, lo que muestra efectos perniciosos sobre la productividad y competitividad del país, además del costo para la salud pública. Acevedo, reiteró que es indispensable actuar todos en conjunto, desde hoy y hacer un combate frontal a la obesidad.

 

El secretario general de la OCDE mencionó el impuesto a las bebidas azucaradas como una de las medidas recomendadas para dar frente a este problema y que debería evaluarse con cuidado, si es suficiente aumentar un peso por litro. Mostró su interés por el nuevo etiquetado, con el fin de que sea más entendible para los consumidores. Gurria se refirió de manera especial al cuidado que debe tenerse sobre sustancias presentes en los alimentos que pueden inhibir la sensación de saciedad y llevan a un mayor consumo.

 

En su turno, Christian Skoog, representante de UNICEF en México, señaló la preocupación sobre los hábitos de consumo de los niños en nuestro país, con un alto consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados y su hábito a sabores cada vez más dulces debido a la exposición a ambientes obesogénicos. Y a las estrategias que se utilizan como la publicidad dirigida a la infancia que utiliza personajes para engancharlos y así confundir a niñas y niños, sobre si un producto es saludable o no y de esta forma, favoreciendo su compra y en detrimento de los alimentos saludables. Este tipo de publicidad debe ser regulada.

 

Skoog, felicitó la propuesta del proyecto de etiquetado frontal de advertencia, que toma las recomendaciones internacionales y respeta el interés superior de la niñez sobre cualquier otro asunto.

 

Un reflejo de la realidad que vive el país de acuerdo a la OCDE, se traduce en que cerca del 73% de la población padece obesidad y de este porcentaje, el 34% sufre obesidad mórbida. Al respecto, Zoé Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), reportó que entre los asegurados por el IMSS, la obesidad sigue aumentando, ya que sólo la obesidad, sin considerar el sobrepeso, alcanzó el 42.8% de las mujeres y a 38% de los hombres. Además, señaló que el 52% de los recursos del IMSS son destinados a enfrentar enfermedades no crónicas como la diabetes.

 

Todos los ponentes del Seminario, coincidieron en que es urgente darle frente a la batalla contra la obesidad, impulsando políticas firmes e integrales, apunten hacia la salud pública como objetivo principal.

Version Digital NEO

NEO edición #244