8 Consejos para mantener tu casa cálida durante los frentes fríos

El invierno continúa y durante los siguientes meses el país pasará por 16 frentes fríos más, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). Se esperan alrededor en cada mes. Aunque se extenderán por todo el territorio en general, estas condiciones climatológicas afectarán principalmente al norte y centro del país, sobre todo en las partes más elevadas, como la zona de sierra en el norte, donde se esperan incluso nevadas.


8 Consejos para mantener tu casa cálida durante los frentes fríos

 

Esto significa que todavía no es momento de guardar las bufandas y chamarras, sino que hay que prepararse para más bajas temperaturas. Además de usar ropa abrigada, se necesita mantener los hogares cálidos, mediante los diferentes métodos que hay para tener las habitaciones cálidas y aisladas de las bajas temperaturas exteriores, y que la app GetNinjas, compañía brasileña especializada en la contratación de oficios y servicios más grande de América Latina, comparten a continuación.

 

1.    Utiliza cortinas gruesas. Las ventanas son uno de los espacios por los cuales se pierde más calor en el hogar. Una forma muy sencilla de aislar los vidrios es utilizando cortinas gruesas, las cuales impiden que el calor escape hacia afuera. Durante el día y cuando la temperatura suba, puedes recorrerlas sin abrir la ventana, para que los rayos del sol se concentren en los vidrios y calienten las habitaciones.

 

2.    Sella los marcos de puertas y ventanas. Además de los vidrios, los marcos de puertas y ventanas son otros puntos que permiten la pérdida de calor en una habitación. Esto se debe a las pequeñas fisuras que pueden existir entre los marcos y las paredes. De acuerdo con el tamaño y material de los marcos, puedes necesitar cinta aislante, sellador de vidrio o mastique, e incluso un trabajo de carpintería. Un truco temporal y sencillo para corregir estos desperfectos es tapar las aperturas con papel periódico o un trapo viejo, pues se trata de materiales aislantes que impedirán la filtración de las corrientes frías.

 

3.    Mantén las puertas cerradas. Cerrar puertas y ventanas que den al exterior puede parecer algo obvio, pero no muchos saben que mantener las puertas interiores cerradas también ayuda a mantener el calor en una habitación. Esto se debe a que el viento no puede circular libremente entre diferentes cuartos, lo cual reduce la pérdida de calor. Los muebles también absorben calor, así que mientras menos objetos tengas cerca, te sentirás más cálido.

 

4.    Sella grietas y huecos en las paredes. Si sientes una brisa constante en tu casa, aunque todas las puertas y ventanas estén cerradas, es muy posible que haya filtraciones en las paredes. La única forma de solucionar este problema es sellar todos los huecos y grietas que existan en las paredes, pues además de colar el viento frío del exterior, también dejan salir el calor acumulado durante el día. El material y tipo de construcción de tu casa determinará si es necesario solicitar apoyo a un especialista en tablaroca u albañil.

 

5.    Coloca los calefactores en las habitaciones. La calefacción consume bastante energía, así que es mejor recurrir a ella lo menos posible. Una forma simple de sacarle el mayor provecho es encender los calefactores sólo en las habitaciones, o en la sala cuando hay más personas reunidas ahí. Utilízala sólo cuando la temperatura sea muy baja, y cierra las puertas de la habitación en donde estás para que el calor no se disipe.

 

6.    Utiliza alfombras. El material afelpado del que están hechas las alfombras retiene una gran cantidad de calor, por lo que colocar una evitará la pérdida de temperatura a través del suelo, sobre todo si éste es de piedra o concreto. Antes de comprar una alfombra verifica que esté hecha con materiales hipo alergénicos, para evitar que tú, algún miembro de tu familia o visitas tengan complicaciones de salud.

 

7.    Ventila tu casa durante las horas de sol. Encerrarte y aislar tu casa por completo puede mantenerte cálido, pero también crea un ambiente viciado en el cual el aire comenzará a llenarse de bacterias y polvo que no son buenos para tu salud. Aprovecha las horas de luz para abrir puertas y ventanas, y dejar que los rayos del sol calienten las habitaciones. Te ahorrarás dinero en calefacción, y la luz solar eliminará a la mayoría de los agentes de infección que abundan en esta temporada.

 

8.    Instala aislamiento en las paredes. Es la solución más costosa, tardada y complicada, pero que puede ser necesaria si los materiales de tu casa están en muy mal estado, o el sitio es demasiado frío. Este proyecto necesitará de la asesoría de un arquitecto experto, así que busca un profesional para que te aconseje en esta tarea. Si bien puede parecer un gran gasto, a largo plazo se convierte en una buena inversión, pues el aislante en las paredes puede ahorrarte una gran suma de dinero en el futuro, al evitar el uso de calefacción y aire acondicionado.

Version Digital NEO

Revista digital #252

 

Webinar