El punto de venta: un testigo del cambio constante

 

Por: Javier Aguilar*

 

Actualmente es común que un negocio cuente con un punto de venta (PDV) que le

permita procesar transacciones por medio de un software en un dispositivo, pero

también el PDV se utiliza para administrar todos los aspectos de su negocio, razón por la cual se ha vuelto un artículo fundamental en el crecimiento de pequeñas y medianas empresas por igual.


El punto de venta: un testigo del cambio constante
Imagen: Tyler Olson para Shutterstock

En los puntos de venta, las cajas registradoras han sido uno de los detonantes de la economía digital, las cuales omiten los riesgos de manejar dinero físico.

La historia de las cajas registradoras inicia en 1878 con el empresario James Ritty, quien se inspiró en una máquina de contar dinero para idear una caja

registradora primitiva y evitar que sus trabajadores le robaran. La patente de Ritty pasaría a manos de Jacob Eckert (el fundador de National Manufacturing Company), quién revolucionaria al artefacto al integrar un motor eléctrico. Sin embargo, no sería hasta la década de los 70 que IBM lanzaría el primer sistema PDV y en los 80 les agregaría pantallas táctiles.

El punto de quiebre fue en los años 90, con los avances que trajo el internet.

Los PDV se conectaron a computadoras y además se incorporaron lectores de tarjetas bancarias. Para el año 2000 estos ya eran móviles, y en la década pasada, con la popularización de los smartphones, el uso de la nube se convirtió en tendencia.

Más que un simple cambio tecnológico, la evolución que han tenido los PDV es una historia de adaptación, yse relaciona directamente con su capacidad de aprovechamiento de las tendencias del mercado.

Desde su inicio, las empresas han aprovechado las ventajas de la tecnología para los PDV. Cada año se incluyen elementos nuevos que mejoran

los servicios de una industria, que se encuentra en constante vigilancia de las

tendencias.

A finales de los 90 Givex diseñó un software de tarjetas electrónicas de regalos, y muy pronto encontró el potencial de los PDV para eficientar el flujo de operaciones

financieras para propietarios de negocios, así como para incrementar la eficiencia de pagos a los clientes.

La posibilidad de integrar un PDV a los negocios, facilita la recolección de datos

y, a su vez, ayuda a la correcta toma de decisiones comerciales. Un punto de venta es un sistema de soluciones financieras que funciona bajo el concepto de todo en uno.

Con el impulso de la era digital los PDV son más rentables que nunca. Han

evolucionado no solo la atención al cliente, sino también la manera en la que se

gestionan inventarios de productos, ofertas, ingresos y órdenes de compra. Es un

negocio que seguirá en constante desarrollo.

 

 

*Javier Aguilar es director general en Givex México, compañía especializada en la administración,  con inteligencia operacional a través de una amplia variedad de industrias, desde restaurantes y comercios minoristas hasta el sector de la hospitalidad y los servicios.

 

Version Digital NEO

NEO edición #246