2018: una cosecha extraordinaria

El sabor, olor y cuerpo de un vino, son características que definen su personalidad, sin embargo, hay cosechas que simplemente nacen extraordinarias. Tal es el caso de Casillero del Diablo y su cosecha 2018, ya que la excelente calidad de la uva, las condiciones climáticas y la experiencia del equipo enológico hicieron de ésta, una de las mejores cosechas en los últimos años.

Reserva privada

Casillero del Diablo del 2018 presenta una calidad sobresaliente en vinos tintos, algo que se ha visto muy pocas veces. Diferentes factores como el clima y la uva, influyeron en el desarrollo de esta cosecha, misma que se traduce en vinos de gran expresión aromática y buena concentración de sabor.

Para destacar estos excepcionales resultados, Concha y Toro celebra con el lanzamiento de la campaña "Una Cosecha Extraordinaria 2018", cuyo objetivo es mostrar cómo se logró esta magnífica cosecha. Esta campaña, muestra la forma en la que las estaciones del año y sus distintos climas, impactan en el crecimiento de la cosecha.


"Es una cosecha única para los vinos tintos, no solo por las excepcionales cualidades de la temporada, sino también porque se dieron vinos con una magnífica profundidad, de taninos pulidos y gran fuerza, Los vinos presentan muy buen color, fruta madura, ricos taninos y buenas concentraciones. Tienen una impresionante frescura subyacente pero a la vez, gran carácter y personalidad"

Lynn Balaresque, Gerente de Marketing Global de Casillero del Diablo


La campaña "Una Cosecha Extraordinaria 2018" agrupa a las variedades tintas: Cabernet Sauvignon, Carmenere, Malbec, Merlot y Pinot Noir. Además de destacar los principales atributos de la cosecha 2018, interactúa con los consumidores a través de la plataforma www.quedicentussentidos.com para poner a prueba sus sentidos, identificando distintos aromas asociados al vino.


"Durante el 2017, las condiciones climatológicas nos favorecieron en muchos sentidos; tuvimos un invierno muy frío y prolongado con lluvias, lo que ocasionó una acumulación de agua en los suelos. Ambos elementos, el frío y la lluvia, se convirtieron en factores clave para la maduración y florecimiento de las uvas. Por otro lado, la primavera templada con vientos frescos y una buena dosis de sol, fueron los factores que incentivaron la acidez de las uvas. El resultado ha sido una cosecha sin igual"

Soledad Manríquez, sommelier de Viña Concha y Toro.


Tras una cosecha extraordinaria, no solo se encuentran las bondades de la naturaleza, también la habilidad de un equipo de expertos. Además de la buena calidad de la uva obtenida, el experimentado equipo enológico de Casillero del Diablo, trabajó meticulosamente en cada valle para comenzar la vendimia en el momento justo, consiguiendo los más altos estándares de calidad, obteniendo vinos balanceados, con aromas a cerezas, casis, higos, moras, guindas y violetas, además de una gran concentración, buena estructura, fineza y taninos maduros.

Version Digital NEO

Revista digital #254

 

Cotiza en linea