La Esclerosis Múltiple en la era del COVID-19

El Día Mundial de la EM se marca oficialmente el 30 de mayo de cada año. Y aunque el tema del COVID-19 demanda nuestra atención en el tema de la salud, no podemos dejar de lado recordar este padecimiento para crear conciencia y enfatizar algunas consideraciones.


La Esclerosis Múltiple en la era del COVID-19

En México se estima que existen aproximadamente 20 000 personas con esta enfermedad, aunque se está iniciando un registro nacional para tener información más exacta. Sobre este tema, conversamos con la Dra. Verónica Rivas, especialista en Neurología y con Alta Especialidad de Esclerosis Múltiple (EM), por la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

 

La especialista nos comparte que la edad de presentación más frecuente en la EM, es entre los 18 a 35 años, pero existen casos pediátricos y de inicio más tardío también. Es una enfermedad más común en las mujeres en relación 2:1 con los hombres. 

Sobre sus síntomas, la especialista nos informa: “Fatiga es uno de los síntomas iniciales más comunes pero también más inespecíficos de la Esclerosis Múltiple; la neuritis óptica (que generalmente se manifiesta con dolor ocular y disminución de la agudeza visual con alteración de la percepción de los colores) puede confundirse con otros diagnósticos. Asimismo, las alteraciones sensitivas son muy frecuentes  y se pueden presentar como sensación de hormigueo, dolor o disminución en la sensibilidad, etc).

“Generalmente al inicio de la enfermedad”, comenta la especialista, “la mayoría de los síntomas pueden recuperarse con pocas secuelas o incluso sin ellas, lo que hace que los pacientes le resten importancia y no den seguimiento además de que al ser una enfermedad poco frecuente, puede confundirse con alguna otra dando pie al retraso del diagnóstico y por lo tanto de su tratamiento.

Considerando la proliferación del COVID-19, le preguntamos a la Dra. Rivas, qué otros síntomas adicionales podría tener un paciente de EM si adquiriera esta enfermedad: “Actualmente se está corriendo a nivel mundial y en México un registro de pacientes con EM y COVID-19, pero no se ha documentado de manera fidedigna que exista algún dato diferencial en los pacientes con estos dos padecimientos.

 

Medidas de prevención en tiempos de COVID-19

 

“Lo que sabemos hasta el momento es que tener EM NO CAMBIA EL RIESGO de infectarse o presentar complicaciones por COVID-19. Los pacientes deben seguir los lineamientos locales sobre restricciones y medidas sanitarias. Deben mantener aislamiento preventivo riguroso en la medida de lo posible y seguir las indicaciones de su médico tratante. No deben automedicarse, ni suspender o cambiar la dosis de sus medicamentos si no es por indicación de su neurólogo.

Deben evitar acudir a hospitales a menos de que se trate de una situación de urgencia; en estos momentos varias instituciones han implementado sistemas de telemedicina que ayudan a no perder su seguimiento”, explica la médica.

Los pacientes no deben automedicarse o tomar "remedios" o productos que se les ofrezcan sin consultar a su médico tratante. Deben mantener la mejor alimentación disponible y realizar ejercicio físico en la medida de lo posible, así como continuar las rutinas de rehabilitación , si es que las tienen. Pueden además utilizar algunas recomendaciones en cuanto al manejo de estrés y ansiedad que puede originarse por la situación actual, como la práctica de técnicas de Mindfulness que incluso pueden descargar a sus teléfonos en aplicaciones gratuitas o por otros medios digitales.

 

Tratamientos actuales

Nos comparte la Dra. Rivas que ya existen tratamientos aprobados recientemente, los cuales se encuentran disponibles en nuestro país que cuentan con grandes beneficios además de su eficacia y seguridad, ya que tienen un efecto prolongado con ciclos cortos de uso que no generan estados de inmunosupresión permanentes ya que su mecanismo de acción no depende de que se mantenga circulando en sangre, sino de su acción sobre el sistema inmunológico induciendo un cambio a largo plazo, lo cual además resulta en mayor adherencia al tratamiento y comodidad de los pacientes al usarlo con excelentes resultados en los estudios clínicos. El más reciente de ellos es un medicamento de uso por vía oral con dosis calculada según el peso de quien lo usa, lo cual además evita hospitalización o efectos adicionales de otros fármacos que requieren premedicación.

 

 

Version Digital NEO

Ve en linea o Descarga nuestra edición 248
Webinar