5 Consejos para reinventar tu negocio en esta época

Zaira Zepeda CEO de Local Trendy

 

Covid llegó a provocar un sin fin de emociones. Estos últimos meses he tenido que tomar decisiones difíciles como empresaria, de manera rápida y sobre todo pensando siempre en mis clientes y mi equipo de trabajo.

 

Neo

 

Hemos trabajado desde el día uno de la pandemia con el corazón para poder reinventarnos y conectar con nuestros clientes. ¿Ha sido fácil? No, nunca nadie dijo que emprender fuera sencillo pero sin duda ha sido enriquecedor.

 

La pandemia vino a recordarnos que la riqueza de un negocio no está en las ventas, sino en la lealtad de tus clientes. Son ellos tus verdaderos socios, pues su lealtad es lo que hasta el día de hoy ha mantenido vivo a tu negocio, pero ¿te has puesto en sus zapatos durante esta crisis o por el contrario sacaste provecho de la situación?

 

No todos los negocios tuvieron la fortuna de ser esenciales durante estos meses, y muchos hemos tenido que crear nuevas formas de atraer a nuestros clientes, mejorar la experiencia o hacer alcanzables servicios que antes ni siquiera teníamos en el radar.

 

El día de hoy te quiero compartir 5 consejos que me sirvieron para reinventarme como empresaria y reinventar mi negocio. Aún estás a tiempo de dar un giro y retomar el camino hacia tus consumidores.

 

  1. Actúa rápido y abraza los cambios.

Nada es más terrible para un negocio que los capitanes del barco se nieguen a aceptar la realidad de una tormenta en el radar. Los números no mienten, seguramente viste una baja importante en tus ventas a partir del mes de abril y en mayo la caída fue impresionante. ¿Qué has hecho desde entonces? Esperar a que las cosas mejoren y la economía se recupere es como poner una boya pesada sobre la plataforma de tu embarcación y ver como poco a poco se le mete el agua. 

 

“Move on” ¿Hacia dónde está yendo el mercado? ¿Ya estabas digitalizado? Agradece lo que tuviste y recibe con brazos abiertos lo nuevo, aunque eso implique dejar ir tu producto inicial “estrella”, por ejemplo. Hay que adaptarse al cambio y entre más rápido, mejor.

 

2. Empatiza con tus clientes y piensa en ellos.

 

Tus clientes, son tus socios, ya lo mencione antes. ¿Te has puesto en sus zapatos? ¿Tienes la oportunidad de hablar con ellos para ver como están? ¿Qué necesitan? ¿Tu producto o servicio se ha adaptado a la situación actual de tus clientes o viste la oportunidad de elevar tus precios y aprovechaste la situación de necesidad? 

 

Hay dos razones importantes para que alguien consuma tus productos o servicios, la primera es porque los necesitan y nadie más los ofrece (si de esto puedes estar seguro siempre ¡Felicidades! has encontrado el tesoro; sin embargo, la probabilidad de que alguien más lo ofrezca es de un 100%), la segunda razón es porque son fieles a tu marca, se identifican y quieren que forme parte de sus vidas y todos queremos estar aquí. 

 

3. Arriésgate, se vale equivocarse y corregir en el camino.

 

¿Y si me equivoco? Equivocarse es parte de emprender, no hay que temerle al fracaso. Es bien sabido que Silicon Valley es un referente de éxito y donde se encuentran las mayores corporaciones de tecnología del mundo. 

 

Pues parte del éxito de sus empresas son los proyectos que no funcionaron, dicho por sus mismos empresarios. Ellos lo toman como una experiencia más de la cual aprender y entienden el fracaso como un valor que le agrega al CV. 

 

Sin embargo hay una clave secreta en esto: “Es importante fallar rápido”, advierte Fran García Calvo, un ingeniero de Google en Redwood City. Al emprender hay que aceptar que algo puede salir mal, por lo que lo mejor es arriesgarse y aceptar los errores que conlleve el propio riesgo, si nos equivocamos corregimos y volvemos a tomar el riesgo.

 

4. Mantén tu propuesta de valor.

 

Si aún no tienes clara tu propuesta de valor, este es el momento de poner atención a esto. La propuesta de valor en cualquier proyecto de emprendimiento aumentará las posibilidades de supervivencia de la empresa. Es el eje que debe sujetar todo el modelo de negocio, pero ¿cómo saber cuál es tu propuesta de valor? Es el conjunto de elementos que diferencian tu producto o marca en el mercado al que se dirige y satisface necesidades o dolores específicos de tus consumidores. 

 

Cambiar la estrategia o generar nuevos servicios no significa cambiar tu propuesta de valor, cuidarla y mantenerla te ayudará a mantener una línea coherente en tu negocio.

 

5. Apóyate en tus fortalezas.

 

Todos tenemos virtudes y cualidades diferentes, estas son nuestras ventajas competitivas, aún cuando antes no usaras estas cualidades como un activo en tu negocio hoy puedes apoyarte en ellas para nivelar tus gastos o crear nuevas propuestas. Las fortalezas de un negocio nos ayudan a identificar aquellas áreas y aspectos en los que destacamos por encima de las demás marcas. El asunto es saber identificarlas, si estás sufriendo con descubrir las tuyas puedes acudir precisamente a tus clientes o conocidos para que te apoyen con una valoración.

 

Sigue estos 5 consejos y estoy segura que podrás refrescar tu idea de negocio y salir adelante de esta crisis.

 

Version Digital NEO

Revista digital #253

 

Webinar