Nuevo protocolo para luchar contra el fraude de apuestas deportivas

En España la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) han acordado un protocolo para combatir el arreglo de partidos y otras conductas ilícitas en lo que respecta a las apuestas ilegales en los partidos de fútbol.

Nuevo protocolo para luchar contra el fraude de apuestas deportivas

 

Tanto la DGOJ del Ministerio de Consumo, y la AFE consideran que la corrupción que deviene de la manipulación de las competiciones deportivas y el fraude son cosas que ensucian los intereses tanto de los participantes como de los aficionados, además atentan contra los valores del deporte rey.

 

Con este protocolo, seminarios y una colaboración constante se espera la creación campañas de sensibilización tanto en las redes y medios, como en los vestuarios de los equipos.

 

Aquellos que infringen en el amaño de las partidas prefieren realizar sus apuestas en plataformas online o en casas de azar ilegales. Las alarmas se han encendido dentro de los casinos y casas de apuestas que siguen el reglamento, para prevenir estos incidentes, presentando sus servicios como apuestas, tragaperras, juegos de mesas y demás, bajo el nuevo protocolo.

Amaños en el fútbol español: Caso Osasuna

Este año el caso más relevante en cuanto al arreglo de partidas fue el denominado “caso Osasuna” que fue a juicio y que incluso llevó a la cárcel durante un año a los jugadores Antonio Amaya y Xabier Torres por el delito de corrupción deportiva, así como una multa de 900.000 euros y dos años de inhabilitación en el fútbol profesional.

 

La sentencia se debía a una reunión celebrada en cierto hotel de Madrid donde los jugadores béticos antes mencionados, donde se les ofreció 650.000 euros por ganar en el Villamarín contra el Valladolid y posteriormente perder en la jornada siguiente contra el Osasuna. Se estima que los jugadores habían solicitado una cantidad cercana al millón de euros.

 

Según, el pago quedó supeditado “al resultado final de La Liga”, según dictó la sentencia. Por lo que el pago fue 400.000 euros después del partido contra el Valladolid y los otros 250.000 euros tras el partido contra el Osasuna. Se presume que los futbolistas se reunieron en un aparcamiento donde se realizó la entrega del dinero a pesar de que igualmente el Osasuna descendiera.

Caso Eldense

En el 2017 una operación policial dio inicio en abril debido a la denuncia de Cheik Saad, jugador del Club Deportivo Eldense, luego de que su equipo, último clasificado de Segunda B y descendido de categoría, perdiera el primero de abril contra el Barcelona B por 12 a 0. El mismo jugador aseguró que un amaño había ocurrido en derrotas contra Cornella (3-1) y Gavá (0-1).

 

La investigación llevó a la detención de 5 individuos en las filas del Eldense, entre los que se encontraban el entrenador Filippo Vito Di Pierro, al principal responsable del grupo inversor italiano que gestionaba al equipo desde enero del mismo año, Nobile Capuani, el técnico Francisco Ruiz Casares y a los jugadores Nico Cháfer y Michael Fernández “Maiky”.

 

Todos quedaron en libertad aunque con cargos por presuntos delitos de corrupción y organización criminal. Debido a este caso, se creó un teléfono rojo para que cualquiera con información sobre fraudes pudiera ponerse en contacto con las instituciones competentes.

Caso Pizarro

En el 2018  La Policía, tras una denuncia en la Fiscalía de Badajoz, detuvo a 21 personas acusadas de amañar encuentros de Segunda División B y Tercera. En los registros realizados en Barcelona y Albacete a miembros implicados se incautó decenas de miles de euros.

 

Se acusó a los ex futbolistas Jonan García e Iván Moreno de ser los dos líderes de la red, quienes convencían a los compañeros de las mencionadas categorías a forzar ciertas jugadas. En el caso Pizarro se vieron involucrados varios ciudadanos chinos.

 

Otro famoso caso, denominado Operación Oikos, se detuvieron ex jugadores como Raúl Bravo, Carlos Aranda y Boja Fernández, así como al jefe y presidente de los servicios médicos del Huesca, Agustín Lasaosa y Juan Galindo.  En la misma operación se investigó un amaño del Valladolid - Valencia en La Liga. Al final, se detuvieron a 10 personas, pasando 6 a disposición judicial y el resto pagó fianzas entre 50.000 y 100.000 euros.

 

Está más que claro que todos deben poner un grano de arena para combatir estas irregularidades en el fútbol, y todo comienza con la asociación de los entes interesados para luego concienciar al resto de los protagonistas, incluyendo a los operadores online, aficionados y apostadores.

Version Digital NEO

Revista digital #255

 


Escucha en linea