¿Es viable el marketing sostenible?

Por Martha Elizalde Durán, académica de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México

Vivimos en una sociedad definida por el consumismo, el cual en muchas ocasiones nos impide distinguir entre lo que queremos y lo que realmente necesitamos. Con una demanda cada vez más imperativa, parte de la sociedad empieza a ver cómo es que este consumismo está impactando directamente a nuestro planeta.

¿Es viable el marketing sostenible?
Martha Elizalde Durán, académica de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México

Se puede pensar que los consumidores ignoran la involucración de las empresas en temas de sostenibilidad, pero la realidad y la evidencia nos dice que empieza a ocurrir justo lo contrario. Cada día hay más gente preocupada por la situación que vivimos y por tanto, más gente mirando las letras pequeñas todas y cada una de las cosas que nos rodean. Y muchas veces estos elementos y consideraciones ya dirigen el consumo.

Y junto con esto surge el Marketing Sostenible, el cual es el proceso responsable orientado a identificar, anticipar y satisfacer las necesidades del cliente cuando tanto en el proceso de diseño, producción, distribución y comunicación del producto la empresa ha sido respetuosa con el medioambiente y su entorno, a la vez de considerar aspectos éticos y el respeto por los derechos humanos.

La implementación efectiva del marketing sostenible sin duda mejora la relación de una marca con sus clientes, así como su imagen en el mercado. Las acciones que se planteen, tendrán que recaer sobre todo el proceso de producción y elaboración de los productos, teniendo siempre en cuenta la protección ambiental, la seguridad y calidad de vida de los empleados.

​Se basa en la aplicación de estrategias y acciones que tengan como resultado un producto o servicio sostenible, entendiendo el concepto de sostenibilidad en sus tres dimensiones: económica, social y medioambiental. Esto supone que los responsables de marketing deben atender las necesidades no solo de sus clientes, sino también de sus stakeholders.

Aquí les comparto algunos ejemplos de campañas de marketing sostenible:

 

  1. Ikea: esta marca utiliza muchas tácticas y fuentes para gestionar los residuos y renovar la energía, el 90% de sus edificios tiene paneles solares, utiliza parques eólicos para generar energía y participa en programas de reforestación. La marca es reconocida por Impact Company por mostrar respeto por los derechos humanos y económicos, así como por su contribución al medio ambiente a través de esfuerzos regenerativos.
  2. L´Oréal: para la compañía más grande y rentable en la industria cosmética, la sostenibilidad no es solo algo integrado en el negocio por presión externa, es algo de lo que la marca se está apropiando y aprovechando para elevar su perfil. Toda la cadena de suministro de la industria tiene el potencial de dejar una profunda huella ambiental. Consideran estos temas una inversión y no un costo.
  3. Starbucks: ha ido más allá al planear eliminar todos los popotes y tapas de plástico para 2020. Y abrir 10 000 tiendas ecológicas para 2025. Se esfuerza por involucrar a su comunidad en temas sostenibles. Utiliza materiales ecológicos para producir, envasar y entregar su producto a los clientes. Es considerada uno de los mejores ejemplos de marketing sostenible desde el 2019.

Estas campañas presentan los impactos ambientales a través de sus prácticas comerciales y promueven valores fundamentales sostenibles. Superan las estrategias de marketing tradicionales educando el consumo consciente por parte de sus clientes.

Contacto:

Correo: martha.elizalde@anahuac.mx

 

Version Digital NEO

Revista digital #259 Asociaciones ecosistema de marketing

 


Escucha en linea

 

Mazda