Día mundial de la Propiedad Intelectual: La innovación de un futuro verde

 

Por: Octavio Espejo Hinojosa*

El 26 de abril se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual, una ocasión para recordar el impulso que ha tenido la creación humana en la generación de un mejor porvenir. En el año 2000, se eligió este día en conmemoración de la entrada en vigor del Convenio que constituye y da vida a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), organismo especializado del Sistema de Naciones Unidas encargado de fomentar la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo y asegurar la cooperación a través de los Tratados Internacionales que administra. 


Día mundial de la Propiedad Intelectual: La innovación de un futuro verde

La Propiedad Intelectual abarca tanto creaciones artísticas como industriales, las cuales son inherentes al desarrollo del intelecto, razón por la cual son susceptibles de protección. Los sistemas de PI proveen diversas figuras jurídicas con características particulares, entre las más populares se encuentran los derechos de autor, las marcas, las patentes y los diseños.

 

Cada año, la OMPI designa un eje conceptual sobre el cual versarán los esfuerzos de difusión de la PI; en el 2020, el tema fue “Innovar para un futuro verde”, con la convicción que los derechos de PI pueden ayudar a conseguir una transición hacia una economía sostenible y con bajas emisiones de carbono.

En el marco de una crisis mundial por la pandemia de Covid-19, no podemos olvidar que el mundo ha experimentado otra crisis de consecuencias catastróficas: el cambio climático. La innovación verde es fundamental para contrarrestar los efectos que este fenómeno ha tenido, y que seguirá teniendo en los próximos años. En este sentido, es necesario una evolución en el modelo económico global hacia sistemas de producción y distribución que respeten el medio ambiente y logren, eventualmente, la reducción del impacto en el cambio climático.

Las tecnologías de energía ecológica en el marco del Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT) y la Clasificación Internacional de Patentes (CIP) pueden dividirse en dos categorías principales, la primera es la producción de energías alternativas, mientras que la segunda incluye el uso y consumo eficiente de energía. La producción de energías alternativas comprende todas las tecnologías ecológicas que forman parte de la producción real de energía, por ejemplo, la energía solar fotovoltaica o la recuperación del calor residual para la generación de electricidad. Por otro lado, el uso eficiente de la energía comprende todas las tecnologías que se aplican al consumo final de energía, por ejemplo, bombillas más eficientes o paneles aerodinámicos que reducen la fricción en los trenes.

En nuestro país también se ha impulsado el desarrollo y protección de este tipo de tecnologías. El año pasado, el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) incluyó en el “Premio IMPI a la Invención Mexicana” la categoría: Tecnología verde. La inventora y docente de la Universidad del Valle de Atemajac, Sandra Pascoe Ortiz, fue la galardonada en esta categoría específica por su invención “Mezcla y proceso para elaborar un material plástico biodegradable”. 

Esta interesante creación permite a partir de jugo de nopal, sábila u otras suculentas, mezclado con aditivos, el desarrollo de un producto plástico que puede degradarse y volver a la naturaleza en cuestión de semanas o meses, a diferencia de los plásticos tradicionales, que tardan hasta cientos de años en biodegradarse. El impacto de este desarrollo es muy relevante ya que se puede usar un sinnúmero de productos, por ejemplo, en cubiertos desechables, recubrimientos para platos de cartón, manteles desechables individuales o en bolsas y empaques secos.

Con estrategias hacia la sustentabilidad, no solamente logramos el objetivo social de conservar los recursos naturales y frenar el cambio climático, sino que también se puede innovar hacia opciones económicamente atractivas.

Para el año 2021, la OMPI ha designado “La PI y las pymes: Para que las ideas lleguen al mercado” como el tema central para la campaña alrededor de la celebración del Día Mundial de la Propiedad Intelectual. El fundamento radica en que toda empresa nace de una idea, que cada día operan por todo el mundo millones de pymes, las cuales nacieron a partir de una idea que cobró forma en la mente de una persona y evolucionó hasta llegar al mercado.

 

 

* Octavio Espejo Hinojosa es socio de BC&B, cuenta con 16 años de experiencia en Propiedad Intelectual, y actualmente lidera la Dirección de Patentes y Tecnología de la firma.

 

 

 

Version Digital NEO

Revista digital #259 Asociaciones ecosistema de marketing

 


Escucha en linea

 

Mazda